Los resultados del estudio titulado “A two-gene epigenetic signature for the prediction of response to neoadjuvant chemotherapy in triple-negative breast cancer patients”, y publicado en Clinical Epigenetics, desvelan que dos genes podrían tener la clave en la respuesta al tratamiento de quimioterapia en cáncer de mama triple negativo. Se trata de una gran novedad, ya que es un subtipo de cáncer de mama caracterizado por su elevada agresividad y su alta incidencia en mujeres jóvenes y que supone entre un 10-15 por ciento de los casos diagnosticados. Asimismo, actualmente no existen dianas moleculares conocidas para el abordaje del cáncer de mama triple negativo, lo que dificulta el desarrollo de tratamientos específicos.

En concreto, la investigación parte de un equipo dirigido por Pilar Eroles Asensio, del Grupo de Investigación de Biología en Cáncer de mama de INCLIVA y jefa de grupo del CIBER de Cáncer (CIBERONC). Asimismo, el hallazgo se basa en la identificación de una firma epigenética compuesta por dos genes (FERD3L y TRIP10) cuyos niveles de metilación  suponen una mayor capacidad de predicción  en la respuesta al tratamiento neoadyuvante quimioterápico en casos de cáncer de mama triple negativo.

En este estudio han participado 54 pacientes. Para el análisis de los niveles de metilación se extrajo ADN de muestras tumorales obtenidas mediante punción con aguja fina dirigida por ecografía, un procedimiento que se utiliza de forma rutinaria para el diagnóstico de la enfermedad.

Modificaciones epigenéticas del ADN

Para entender la repercusión de estos datos es importante señalar que las modificaciones epigenéticas del ADN, entre ellas la metilación, pueden modular la expresión de genes sin modificar la secuencia del ADN y contribuir al desarrollo de enfermedades. También sirven como indicadoras de las diferentes respuestas al tratamiento.

En este sentido, Pilar Eroles Asensio matiza que hasta el momento, las firmas predictivas de respuesta desarrolladas hasta el momento funcionan mejor en cáncer de mama con expresión de receptores de estrógenos que en el subgrupo carente de estos receptores, como el subgrupo triple negativo. Así, el hallazgo de esta firma epigenética y el algoritmo desarrollado gracias a ella  supone  por primera vez “permitir predecir la respuesta en este subgrupo de cáncer de mama concreto. Las firmas desarrolladas anteriormente se basan en análisis de los niveles de expresión de genes y no en sus niveles de metilación. Además, no se consideran muy efectivas en tumores receptores de estrógenos negativos como es el caso de este subtipo de cáncer de mama”, argumenta la experta.

Por último, desde el CIBERONC enfatizan que el tratamiento personalizado es esencial para tratar el cáncer puesto que cada tipo y subtipo presenta sus particularidades. En el caso del cáncer de mama triple negativo, esta necesidad es mayor ante la carencia de dianas terapéuticas.