Ante el aumento de casos de COVID-19 en la Comunidad de Madrid y la saturación de sus centros sanitarios, la Administración ha adquirido nuevas pruebas diagnósticas. En concreto, el Gobierno regional ha realizado una compra de test de antígeno. Se trata de una compra de cinco millones de unidades, dos de los cuales se destinan a Atención Primaria.

Este método diagnóstico supone un gran avance en la detección temprana del virus. El resultado se ofrece en un tiempo estimado de 15 a 20 minutos, y está equiparada a la PCR. Para conseguir una mayor efectividad, deben realizarse en personas con síntomas sospechosos de COVID-19 con cinco o menos días de evolución. También estaría indicado en determinados contactos estrechos, como son convivientes y personas vulnerables.

La prueba de test de antígeno es una técnica fiable con sensibilidad superior al 93 por ciento y especificidad superior al 99 por ciento. Desde hace dos semanas se está aplicando en las urgencias de hospitales y en la estrategia de diagnóstico en las zonas de mayor transmisión de la región.

La estrategia de compra de test de antígeno

La estrategia de la compra de test de antígeno por parte de la Comunidad de Madrid pasa por realizar los mismos en base a un algoritmo en Atención Primaria, Urgencias y centros socio-sanitarios. En la elaboración de los mismos han participado diversos especialistas implicados en la atención de estos pacientes. También se pasará a usar estos test de antígeno en el cribado poblacional que se realiza en las zonas de mayor incidencia de COVID-19.

A su vez, existe un ‘Procedimiento para el manejo de test de detección antigénica Sars-CoV-2’  en Atención Primaria. En el mismo se especifica cuando está indicada la utilización del test y las diferentes posibilidades una vez realizado. Al igual que en la toma de muestras para la realización de la PCR, el test será realizado por las enfermeras de Atención Primaria.

Desde que se inició la realización de PCR a todo caso sospechoso y a sus contactos estrechos, se ha registrado un aumento progresivo del número de pruebas. La media diaria es de más de 22.000 tomas de muestras y un pico máximo de 26.308 PCR. El seguimiento domiciliario de las PCR positivas durante ese periodo ha requerido de media 12.633 consultas diarias.