Doscientos especialistas de todo el mundo se han reunido para abordar los avances en inmunogenómica, es decir, las últimas estrategias genómicas para mejorar la eficacia de la inmunoterapia en los pacientes. La cita ha sido en el congreso ‘International Workshop on Genomic Testing in Cancer’ organizado por  la Clínica Universidad de Navarra, por primera vez en formato online.

La inmunogenómica se centra en el estudio de las alteraciones genómicas del tumor que permiten incrementar la eficacia de la inmunoterapia en los pacientes. Todo ello con el objetivo de reforzar la activación del sistema inmune para que combata al tumor.

Respecto a los avances en inmunogenómica que se han abordado en esta cita, han destacado algunos como el uso de las pruebas genómicas como herramienta clave en medicina de precisión. También la aplicación de estas pruebas en los ensayos clínicos.  Otra novedad era la utilización de biomarcadores genómicos en inmunoterapia

Además, los especialistas abordaron el uso de la terapia celular adoptiva en nuevos diseños de ensayos clínicos, así como en los desafíos y oportunidades que aporta la genómica en el desarrollo de células CAR-T contra tumores malignos sólidos.

Los avances en inmunogenómica en la lucha contra el cáncer

Estos avances en inmunogenómica aportan la posibilidad de seleccionar de forma óptima el mejor tratamiento para el paciente con cáncer. Específicamente, gracias a la genómica es posible localizar una alteración genética, que es la que dirige el avance de la enfermedad oncológica y contra la que existe un tratamiento dirigido. De esta forma, permite tratar de forma selectiva ese tumor mediante un fármaco muy concreto. Este habitualmente  se administra por vía oral y se dirige frente esa diana genética específica.

Por su parte, la inmunoterapia consiste en la utilización de tratamientos farmacológicos o terapias celulares adoptivas que estimulan el sistema inmunológico del paciente para que reconozca y destruya las células tumorales de un modo más eficaz.

Así el análisis de las mutaciones genómicas que están presentes en las alteraciones tumorales puede ayudar a la predicción de las respuestas o resistencia innata del tumor a la inmunoterapia. Todo ello lleva a la selección del mejor tratamiento que ese paciente puede recibir.