El doctor Fernando Álvez, pediatra del Complejo Hospitalario Universitario de Santiago (CHUS) ha señalado durante el simposio “La Enfermedad Neumocócica y su prevención” que “la administración de una ‘dosis de rescate´ supone dotar de una protección añadida a los niños de 2 a 5 años que, vacunados con Prevenar, están expuestos a la enfermedad provocada por los 6 serotipos nuevos que sí incluye Prevenar 13”. Esta reunión se ha celebrado con la colaboración de la compañía biomédica Pfizer, en el marco del VI Congreso Anual de la Asociación Española de Vacunología en Santiago de Compostela. “Aunque se sabe que la incidencia de esta patología disminuye progresivamente hasta los 5 años de edad, hay una tasa estimable de enfermedad en niños mayores de 2 años que podría prevenirse con la nueva vacuna trecevalente”, añade el experto.

La nueva vacuna antineumocócica conjugada trecevalente representa una mejora sustancial con la que poder prevenir las infecciones por neumococo en niños, ya que amplía la protección de las vacunas heptavalente y decavalente. Previene más del 80 por ciento de infecciones provocadas por esta bacteria, en forma de neumonías, meningitis y sepsis.  Tal y como explica el doctor Álvez, “la vacuna ya está autorizada y se está administrando de forma sistemática en diferentes países desde el año 2010 -incluido el nuestro-, concretamente en las Comunidades de Madrid y Galicia. Aunque ha transcurrido poco tiempo desde entonces, ya se están observando y comunicando excelentes resultados de efectividad en la prevención de la enfermedad invasiva (meningitis, bacteriemia, empiema pleural)”. En esta misma línea, datos del impacto de la vacuna en menores de 2 años tanto en EE.UU. como en el Reino Unido, señalan que “se está consiguiendo una reducción significativa de las tasas de enfermedad, observada ya a los pocos meses de la introducción de la vacuna (Marzo y Abril de 2010 respectivamente), especialmente en la enfermedad grave producida por los 6 serotipos nuevos incluidos en Prevenar 13”.

Según se informa en un comunicado, desde que en junio de 2010 empezó a utilizarse la nueva vacuna antineumocócica conjugada de trece serotipos en la Comunidad de Madrid, los casos graves de enfermedad neumocócica invasiva se han reducido significativamente en la población infantil. Así lo señalan los últimos datos del Estudio Heracles, un estudio epidemiológico en el que participan de forma prospectiva los 27 hospitales públicos y privados de la Comunidad de Madrid que cuentan con Servicio de Pediatría. El objetivo del estudio es contabilizar todos los casos de niños hospitalizados por enfermedad neumocócica grave, estudiar los serotipos que la causan para ampliar el conocimiento de la patología y valorar el impacto que ha tenido la vacunación sistemática frente al neumococo en la Comunidad de Madrid.

“En estos momentos, y según los datos del Estudio Heracles que realizamos en la Comunidad de Madrid, los casos de enfermedad neumocócica invasiva (ENI) producidos por los serotipos incluidos en la vacuna antineumocócica conjugada heptavalente han desaparecido casi en su totalidad, y, tras 11 meses de la sustitución de ésta por la nueva vacuna trecevalente, ha habido un importante descenso en el número de casos producidos por los nuevos serotipos que cubre”, afirma la doctora María Teresa Hernandez-Sampelayo, del Servicio de Pediatría del Hospital General Universitario Gregorio Marañón de Madrid y miembro del Comité Asesor de Vacunas de la Asociación Española de Pediatría (AEP). “Los últimos datos analizados demuestran un descenso del 42 por ciento en el número de casos de ENI en niños menores de 2 años. Por lo tanto, la vacunación está siendo eficaz para prevenir la enfermedad neumocócica provocada por los distintos serotipos incluidos en la vacuna”.

La pediatra señala que “los datos del estudio Heracles han mostrado un descenso de las formas más severas de enfermedad, como neumonías y neumonías complicadas con derrame pleural, que se han reducido un 36 por ciento y 38 por ciento respectivamente, y en el número de casos de meningitis, que han descendido a la mitad. Esta reducción demuestra el impacto que tiene la vacunación sobre la enfermedad neumocócica invasora y el beneficio que supone para los niños vacunados, en los que puedan evitarse las formas graves, asociadas con una mayor mortalidad y secuelas”.

El estudio se puso en marcha el 1 de mayo de 2007 y sigue abierto en la actualidad. “Es importante saber que los estudios hechos de forma prospectiva -en los que se van recogiendo los casos en el momento real en que se producen- y la elevada participación de hospitales, permiten obtener una información muy valiosa para su análisis, tanto por el número de pacientes como porque se utiliza una metodología común en todos los centros”, explica la doctora.

El uso de la vacuna antineumocócica conjugada trecevalente está autorizado en todos los niños desde las 6 semanas hasta los 5 años de edad para la prevención de enfermedades como la enfermedad neumocócica invasiva, la neumonía o la otitis media aguda. El esquema de vacunación recomendado en los niños que inician la vacunación entre las 6 semanas y los 6 meses, es de 3 dosis en primovacunación, separadas por un intervalo mínimo de 1 mes y una dosis de refuerzo entre los 11 y 15 meses; entre 2 y 5 años, 1 sola “dosis de rescate” es suficiente para una protección adicional.

Todas las autonomías recogen las vacunas mínimas fijadas por el Consejo Interterritorial de Salud, pero hay algunas comunidades que van más allá con la incorporación de dosis frente a otras enfermedades. Este es el caso de los calendarios de Madrid o Galicia, en los que se incluye la vacuna antineumocócica conjugada trecevalente. Los expertos insisten en que no existe ninguna “razón epidemiológica” que justifique las diferencias entre las diferentes comunidades autónomas. En palabras de la doctora Hernández-Sampelayo “la vacunación en Galicia debería tener un efecto beneficioso, disminuyendo el número de enfermedades neumocócicas invasivas en esta comunidad, tal y como ha pasado en la Comunidad de Madrid y como se ha demostrado en otros países del mundo en los que la vacuna está incluida en el calendario”.