La llegada de las terapias biológicas para el tratamiento de la artritis reumatoide ha cambiado el panorama en el manejo de los pacientes con esta enfermedad inflamatoria inmunomediada. No obstante, son terapias de un coste elevado que se van introduciendo poco a poco y de forma paulatina en los centros hospitalarios, lo que ha propiciado quejas de algunos especialistas y asociaciones de pacientes que demandan un acceso más igualitario y equitativo en todos los hospitales.

Frente a esta postura, el presidente electo de la Sociedad Española de Reumatología (SER), el doctor José María Álvaro-Gracia, ha señalado que, a diferencia de lo que ocurre en otros países, en España no hay problemas en ese sentido, ya que “el acceso a las terapias avanzadas en el manejo de la artritis reumatoide es magnífico, aunque en algunos aspectos sea mejorable”.

“No debemos centrarnos tanto ni poner demasiado énfasis en la parte negativa de esta realidad”, unas declaraciones enmarcadas en la tercera entrega de la serie audiovisual, lanzada por Farmaindustria y Somos Pacientes, ‘Diálogos Médico-Paciente’, y que ha compartido con Laly Alcaide, directora de la Coordinadora Nacional de Artritis (ConArtritis).

Desconocida entre profesionales

A juicio del especialista, en los últimos 20 años hemos asistido a dos hitos importantes en el abordaje de la artritis reumatoide. Por un lado, la importancia de un tratamiento intensivo frente a un objetivo determinado, y, por el otro, “la aparición de los nuevos medicamentos, terapias biológicas y dirigidas que han demostrado ser mucho más efectivas que lo que teníamos hasta entonces”, ha destacado.

Sin embargo, el doctor Álvaro-Gracia se lamenta de que estemos ante una patología que sigue siendo una gran desconocida, confundida con frecuencia, incluso entre los propios profesionales sanitarios. “Es fácil que un paciente con artritis llegue a médicos de especialidades como la Atención Primaria, Traumatología o Rehabilitación que no conocen lo suficiente la enfermedad, la confunden con otras patologías y, sobre todo, desconocen sus graves consecuencias”, asevera.

Ante esta circunstancia, el también jefe de servicio de Reumatología del Hospital Universitario Gregorio Marañón considera que se debe incidir en dar a conocer, de manera global, -a profesionales y sociedad, en general- la importancia que tiene un diagnóstico precoz a la hora de tratar una artritis, ya que esa rapidez es determinante para su manejo, y puede cambiar por completo la perspectiva del paciente.

Tratamiento precoz

“La artritis reumatoide provoca un alto impacto para los pacientes y para la sociedad, por la pérdida de calidad de vida y el coste de su atención. El tratamiento precoz es fundamental para conseguir un mejor resultado y evitar secuelas irreversibles de la enfermedad. Sin olvidarnos de que, con los tratamientos actuales, un alto porcentaje de pacientes consigue la remisión de la enfermedad, lo que les permite llevar una vida prácticamente normal”, ha destacado.

Una información que también debe llegar a la sociedad, porque un paciente informado puede tomar decisiones consensuadas sobre salud e implicarse en el tratamiento. Una reflexión compartida tanto por el especialista como por la directora de ConArtritis, quien explica que “si la enfermedad tiene un nombre lo primero que piensas es que se puede curar; si conoces los síntomas puedes acudir al médico de forma temprana; y si el reumatólogo te habla con un lenguaje comprensible y cercano puedes consensuar un tratamiento con el que realmente te vas a implicar”, subraya Alcaide.

Información fiable

En aras a conseguir una mayor divulgación de la enfermedad tanto entre médicos como entre pacientes y sociedad, el doctor Álvaro-Gracia ha destacado la labor de sociedades científicas, asociaciones de pacientes y medios de comunicación para contrarrestar al “doctor Google que, hoy en día, es un gran amigo, pero también un gran enemigo”, ha remarcado.

En el caso de las asociaciones de pacientes, el facultativo destaca en el vídeo que su labor es esencial a la hora de “canalizar la información válida frente al terrorismo informativo en el que nos encontramos”, asegura.

Por su parte, tanto las organizaciones de pacientes como las sociedades científicas, como la SER, tienen la “obligación de difundir información que aporte valor y que vaya en la línea de mejorar la información del paciente y de mejorar la relación entre el médico y el paciente para conseguir esa decisión compartida que es clave y, cada vez, va a ser más importante”, concluye.

La artritis en España

En España, según los datos que arroja el estudio Episer 2016, se calcula que hay más de 250.000 afectados de artritis reumatoide, lo que supone el 0,8% de la población adulta. Una cifra que sigue creciendo anualmente, no tanto porque haya incrementado el número de diagnósticos, sino porque gracias a los nuevos tratamientos, los pacientes viven más años, ya que “no debemos olvidar que la artritis reumatoide es una enfermedad -no solo invalidante- sino mortal”, asevera el presidente electo de la SER.

En este contexto, subrayar que una gran mayoría de los pacientes se encuentra en edad laboral, por lo que la enfermedad les impacta directamente en su rendimiento laboral, en un mayor consumo de recursos y en una merma importante de su calidad de vida. En este escenario, la SER maneja un coste anual de 1.120 millones de euros derivado de la atención sanitaria directa, gastos indirectos y bajas laborales asociadas a la artritis reumatoide.