La idea surgió al comprobar que “coexistía mucha información sobre el coronavirus, pero que a veces estaban al mismo nivel fuentes oficiales y pseudocientíficas, parecía que tenían la misma validez”. Ese fue el punto de partida para que la EASP (Escuela Andaluza de Salud Pública) pusiera en marcha, a mediados de marzo y ya en pleno Estado de Alarma, un portal con recursos procedentes de fuentes solventes y oficiales, una iniciativa en la que encuentran respuestas tanto los profesionales como la ciudadanía en general.

El objetivo era poner en marcha un espacio al que todos los sectores pudieran acudir y encontrar “de una manera fácil e inteligible todos los recursos que puedan ser de su interés”, explica Herminia Muñoz Flores, responsable de la Unidad de Comunicación de la EASP que fue la que puso en marcha el proyecto. Un proyecto, resalta, que ha sido posible gracias a que “está habiendo una generosidad sin precedentes de poner en abierto toda la información científica que se tiene, con el objetivo de que se avance lo más rápido y eficientemente posible”.

Frente al COVID-19, subraya, la filosofía está siendo “que todo lo que se sepa, que se comparta”. De la buena aceptación que ha tenido este portal de la EASP da muestra el que “muchos profesionales nos están haciendo llegar sus recursos”, que se compilan debidamente referenciados. Y hay herramientas de las procedencias más variopintas, desde una entidad tan potente como la Organización Mundial de la Salud (OMS) hasta una unidad de gestión clínica de Almería que trabaja en salud mental y se ha centrado en un aspecto menos tratado como es el duelo, “aporta muchos recursos psicológicos tanto para profesionales como para la ciudadanía”.
El portal está “en continuo movimiento”, resalta Muñoz Flores, y ofrece materiales que ha desarrollado la propia EASP centrados en aspectos como prevención, conocimiento científico, tratamiento, apoyo psicológico, hábitos saludables, infancia y hasta entretenimiento, entre otros. Y todo, se insiste, de fuentes oficiales y fiables, y es que en estos tiempos la mala información se ha convertido “en un peligro”.

Desde el punto de vista de los profesionales, se apunta a la importancia del apartado de conocimiento científico, “que crece cada día”. Aquí se vuelve a poner el acento en que “los editores científicos han puesto en abierto toda la información, y eso es la primera vez que ocurre en la historia”, de ahí que la filosofía de este portal sea “que esté todo. La filosofía es que sea un espacio de servicio, que dé respuesta”, un punto de encuentro que recepciona información y que la ofrece a toda la comunidad hispanohablante, no en vano la EASP es centro colaborador de la OMS en Hispanoamérica.

“Los profesionales tienen mucha información a través de sus sociedades científicas y de sus centros de trabajo, pero este portal está específicamente pensado para lo que está ocurriendo y es nuevo”, incide Muñoz Flores. La sección de profesionales incluye, entre otras una sección destinada al conocimiento científico que se ha desarrollado hasta la fecha en relación al COVID-19 y otro destinado a tratamiento, en el que la EASP, desde el Centro Andaluz de Información y Documentación de Medicamentos (CADIME) muestra todo lo que se sabe hasta ahora en relación al tratamiento y la interacción entre medicamentos en el caso del COVID-19.
Entre los aspectos más demandado hasta la fecha están todo lo referente al apoyo psicológico, algo que demandan “tanto profesionales como la ciudadanía general”, los recursos sobre infancia y el apartado de conocimiento científico. Al final, resume Muñoz Flores, se trata de un recurso que “intenta aportar en el sentido de aglutinar que de manera fácil se pueda ver lo que se está produciendo” para, de esta manera, hacer algo tan básico y tan necesario en los tiempos que corren: “prestar un servicio público”.