E.P.- Existe una amplia y sistemática inclinación entre los "journals" médicos a ignorar las enfermedades que dominan las zonas menos desarrolladas del mundo, según un artículo de opinión publicado por el editor de la revista The Lancet , Richard Horton, en la última edición de esta revista.

En el artículo se consideran alegaciones anteriores de "racismo institucional" en ciertas partes de la comunidad médica, al examinar la constitución étnica de los paneles editoriales y la proporción del contenido del "journals" cubriendo asuntos de salud que tengan que ver con los países menos desarrollados.

Los journals analizados son Annals of Internal Medicine, British Medical Journal, Journal of the American Medical Association, The Lancet, and the New England Journal of Medicine. Horton comenta cómo las prioridades científicas, médicas y de salud publicadle mundo rico se presentan como la norma, agregando: "Nosotros, los editores, buscamos un estatus global para nuestras publicaciones, pero cerramos al puerta de las experiencias y prácticas de aquellos que viven en la pobreza, por nuestra neglicencia inconsciente.

Un grupo tiene más ventajas, mientras que el otro se margina. Dado que los "journals", en su conjunto, reflejan las actitudes y comportamientos de los investigadores y practicantes, la acción de los editores refleja en sí el estado de la investigación médica.

"El racismo en la salud se ha debatido ampliamente, pero se ha hablado poco de las inclinaciones étnicas en las políticas de aceptación y control de la política de los "journals" especializados en medicina", indica el artículo.

Factores comerciales que hacen a los journals más rentables, junto al deseo de los editores de destacar el factor impacto en sus publicaciones divulgando estudios que tengan gran potencial de ser citados en los medios informativos, son también inclinaciones tendenciosas obvias que separan a los "journals" de su cometido de abordar las prioridades de salud de los países pobres.

El editor destaca que se necesita "una transformación cultural radical dentro de las redacciones de los principales journals médicos para revertir las tendencias étnicas. El cometido de "servicio público" de los journals necesita definirse cuidadosamente y protegerse".