EE. UU. autoriza la tercera dosis contra la COVID-19 para pacientes inmunodeprimidos. La Administración de Medicamentos y Alimentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) ha autorizado que se administre una vacuna de refuerzo a determinados pacientes con el objetivo de mejorar la respuesta frente a la enfermedad.

Pacientes inmunodeprimidos, incluidos aquellos con trasplantes de órganos y diagnosticados con infecciones de nivel equivalente de inmunodepresión, podrán recibir una tercera dosis de las vacunas de Pfizer o Moderna, según ha señalado la FDA. Igualmente, la Agencia ha descartado por el momento que los vacunados en general requieran de una tercera dosis.

Tercera dosis contra la COVID

Las autoridades estadounidenses han calculado que esta dosis de refuerzo se ofrecerá a cerca del 2,7 por ciento de los adultos. Janet Woodcock, comisionada interina de la FDA, se ha referido a la ola de la pandemia que está atravesando el país. «La Administración es especialmente consciente de que las personas inmunodeprimidas corren un riesgo particular de padecer enfermedades graves», ha dicho.

«Después de una revisión exhaustiva de los datos disponibles, la FDA ha decidido que este grupo pequeño y vulnerable puede beneficiarse de una tercera dosis de las vacunas Pfizer o Moderna», ha comentado Woodcock al periódico The Hill.

La FDA ha considerado que el resto de personas con la pauta de vacunación completa «están adecuadamente protegidas. Por tanto, no necesitan una dosis adicional de la vacuna COVID-19 en este momento». Además, ha garantizado que la decisión de la FDA se respalda en «un proceso riguroso».

Las cifras de Estados Unidos

Las declaraciones de la representante de la FDA llegan apenas 24 horas después de que Anthony Fauci, principal responsable de la lucha contra la pandemia en Estados Unidos,  manifestara que será «inevitable» que llegue el momento en el que la población general necesite la dosis de refuerzo.

Estados Unidos ha superado los 36,1 millones de casos positivos confirmados, con más de 618.000 fallecidos, según la Universidad Johns Hopkins. La campaña de vacunación ha alcanzado los 353,8 millones de dosis, y se calcula que el 50% de la población ya tiene la pauta completa.