EE.UU. destinará 1,9 billones de dólares a su plan para afrontar la pandemia. Joe Biden, presidente electo, ha anunciado un paquete de ayuda económica para hacer frente a la crisis económica provocada por la crisis del coronavirus. En este país la COVID-19 ha causado más de 23 millones de contagios y 388.000 fallecidos.

Durante su estancia en Delaware, Biden ha recordado que “millones de estadounidenses, sin tener la culpa, han perdido la dignidad y el respeto que conlleva un trabajo”. El plan de rescate tendrá una segunda parte que incluirá una serie de “inversiones históricas” para la creación de 18 millones de puestos de trabajo.

Acompañado por Kamala Harris, futura vicepresidenta, Biden ha comentado que anunciará todas estas medidas en su primera comparecencia ante el Congreso. También ha agradecido a los congresistas republicanos y demócratas que alcanzaran un acuerdo el pasado mes de diciembre para lanzar un paquete de ayuda de emergencia contra la COVID-19. Precisamente su plan de rescate está enfocado en la lucha contra la pandemia.

Plan para afrontar la pandemia

Así, dentro de ese plan se contemplan unos 400.000 millones (330.000 millones de euros) para la creación de un programa nacional de vacunación. Se espera alcanzar a unos 50 millones de personas. También está prevista la reapertura de colegios y centros educativos durante sus primeros 100 días de mandato.

Además se destinarán unos 350.000 millones de dólares (290.000 millones de euros) para gobiernos locales y estatales. El resto del dinero se destinará a los ciudadanos estadounidenses afectados por la crisis. Será a a través de pagos de hasta 1.400 dólares (1.150 euros) y otras ayudas para las familias con pocos recursos. También se destinarán recursos económicos a las pequeñas y medianas empresas afectadas. El presidente electo ha justificado su plan porque la salud misma de Estados Unidos “está en juego”. Por tanto, hay que “actuar ahora”.

Los demócratas empataron las fuerzas en el Senado al obtener sus dos últimos escaños con el triunfo en la segunda vuelta en el estado de Georgia. Tienen el voto de desempate de Kamala Harris, pero una facción más conservadora dentro del partido podría no avalar el plan para afrontar la pandemia debido a su alto coste. Precisamente esa razón  que paralizó durante meses un acuerdo entre republicanos y demócratas para firmar el anterior plan de ayuda económica contra el coronavirus. Tenía un aporte de 900.000 millones de dólares (735.000 millones de euros) e incluía heques de 600 dólares (490 euros) para las familias.