España es el tercer país del mundo en número de ensayos clínicos frente a la COVID-19, y representa el 9% del total a nivel mundial, con alrededor de 160 proyectos, según un informe de la plataforma ‘ClinicalResearchNavigator’, de la compañía ExpertSystem. La empresa biofarmacéutica Gilead Science, el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) y el Hospital Clínic de Barcelona son quienes tienen registrados un mayor número de ensayos en nuestro país.

El crecimiento del número de estos estudios ha sido “exponencial” desde el inicio de la pandemia. La gran mayoría de ellos se han registrado entre marzo y abril, mientras que en las últimas semanas el registro de nuevos ensayos se ha incrementado a un ritmo aproximado de un 10% semanal.

Estados Unidos es el país en el que se están desarrollando un mayor número de investigaciones, con un 19% del total, seguido de Francia (16%). A nivel mundial, los investigadores de diferentes países están implicados en más de 1.700 ensayos clínicos frente a la COVID-19. Por su parte, Italia ha registrado el 5% de los ensayos clínicos, y China el 6%. Además, actualmente la plataforma registra 30 ensayos clínicos activos sobre el desarrollo de una vacuna, en Reino Unido, China y Estados Unidos y otros países.

Antipalúdicos y antivirales

Los ensayos intentan determinar la eficacia de fármacos capaces de anular la progresión de la infección y recudir el riesgo de las complicaciones que provoca en el organismo En este sentido, los antipalúdicos, entre los que se encuentra la hidroxicloroquina, son los fármacos a los que se les dedica un mayor número de ensayos clínicos, un 20% del total. Este tipo de fármacos inhiben la entrada del virus en las células, disminuyendo su progresión. También se postulan como efectivos por su potencial antiinflamatorio y modulador de la respuesta inmunitaria.

A continuación, se encuentran los antivirales, cuyo fármaco más conocido es el remdesivir, que protagonizan el 13% de los estudios. Estos medicamentos bloquean la replicación del gen del virus, con lo que ralentizan su propagación, acortan la enfermedad y disminuyen sus complicaciones. En tercer lugar están los agentes antineoplásicos e inmunomoduladores, con un 10% de los ensayos activos.

Antibióticos y plasma

Los antibióticos representan el 7%. En los ensayos con este tipo de fármacos se ensaya el tratamiento de infecciones concomitantes. Un 6% de los ensayos se centran en fármacos con corticoides, cuya función es modular la respuesta inmune e inflamatoria y los mecanismos metabólicos de adaptación al estrés celular y de los tejidos. Por su parte, los anticoagulantes y antiagregantes representan un 4% de los ensayos.

Finalmente, un 3% de los ensayos están dedicados al plasma de convalecientes, para investigar sobre transfusiones de plasma de la sangre de quienes ya se han recuperado de la enfermedad a quienes la padecen, con el objeto de transferirle los anticuerpos que el convaleciente ha generado.