Un virus de la familia de los coronavirus ha sido identificado como la causa más probable de la epidemia mundial de neumonía atípica, según anunció ayer el Centro de Control de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, informa el diario LA VANGUARDIA.

"Tenemos que seguir investigando, pero creemos estar sobre la pista correcta", declaró la directora del CDC, Julie Garberding, mientras presentaba los resultados de las investigaciones puestas en marcha para encontrar la causa del "síndrome respiratorio agudo grave" (SRAG) que ya ha causado 17 muertes en el mundo, sobre todo en Asia.

Para confirmar esta hipótesis hacen falta nuevos análisis, entre ellos de cultivos de virus, además de la secuenciación del genoma viral y del examen de especímenes de pacientes en diferentes estadios de la enfermedad, precisó el CDC.

El brote del síndrome respiratorio agudo grave no sólo sigue sin ser controlado en el Sudeste Asiático, sino que presenta un balance de víctimas que va en ascenso. Un total de 17 personas "diez en Hong Kong, cuatro en Vietnam y tres en Canadá" han fallecido en las últimas semanas y otras 434 han tenido que ser ingresadas, según datos oficiales de la Organización Mundial de la Salud. En las últimas horas han fallecido cuatro personas en Hong Kong. Canadá ha registrado a su tercera víctima mortal y una enfermera se ha convertido en el cuarto deceso en Hanoi, Vietnam. En Singapur, el balance de afectados (65) se ha triplicado en muy pocos días y el de personas que deberían estar aisladas asciende a 300, según reconocen las autoridades sanitarias del país.

Con todo, Hong Kong "242 afectados, 53 sólo este fin de semana" se ha convertido en el epicentro de una epidemia que posiblemente tuvo su origen y un primer brote en el sur de China, donde se contaron siete muertos y más de 300 afectados. En Hong Kong, el mismísimo director de la Autoridad Hospitalaria, William Ho, tuvo que ser ingresado el domingo con síntomas de este mal: dificultad respiratoria, fiebre por encima de los 38 grados, náuseas y diarrea, entre otros.

Las autoridades locales han iniciado los trabajos de limpieza de 2.000 colegios después de que seis alumnos de primaria tuvieran que ser ingresados tras contagiarse.

Mientras, la misión que ha enviado la OMS a Pekín para hallar una cura a la enfermedad continúa investigando.