El embarazo aumenta las hormonas como el estrógeno y la progesterona. Por lo tanto, los dientes, los tejidos de soporte y la mucosa oral pueden verse afectados.

Entre las alteraciones más frecuentes que sufren las futuras mamás, se encuentra la enfermedad periodontal presentándose del 60 a 75% en las mujeres gestantes.

Un ejemplo de esto es la gingivitis, es la forma más leve y común de la enfermedad de las encías, más frecuente en el segundo trimestre del embarazo, relacionada con mala higiene oral, dieta, la respuesta inmune, alteraciones hormonales y vasculares.

La periodontitis podría presentarse en caso de que la gingivitis no sea tratada presentando no solo inflamación de las encías, sino también afectaciones en los huesos que sostienen los dientes.

Enfermedad periodontal, riesgo para un parto prematuro

La inflamación gingival durante el embarazo puede llegar a alcanzar cifras de prevalencia entre el 50% y el 98.25%.

Investigaciones recientes, a los que hace referencia la compañía Dentalia, demuestran que la enfermedad periodontal es un factor de riesgo importante para un parto prematuro.

Este se encuentra por encima de riesgos tradicionales como lo es el tabaquismo, alcoholismo y bajo peso materno.

Durante el embarazo puede llegar a existir tumores benignos en boca, en conjunto con una enfermedad periodontal llamado granuloma piógeno también llamado “tumor del embarazo”.

Es una tumoración benigna localizada en una zona con gingivitis. Los tumores del embarazo tienen aspecto rojizo y de carne viva, y sangran fácilmente. Suelen desaparecer después del parto y no presentan ningún riesgo para la madre o el feto.

Una etapa que puede promover las caries

El embarazo no debe de ser considerado como una causa de la caries.

Sin embargo, la mujer embarazada está sometida a unas situaciones que la hacen sensible a padecer esta enfermedad ya que presenta variaciones en la composición salival y la flora oral que facilita la aparición de caries.

Algunas embarazadas podrían no sufrir cambios en su salud oral, en otras los problemas dentales pueden empeorar.

Para cuidar la salud dental durante el embarazo, Dentalia emite las siguientes recomendaciones:

  • Mantener una dieta balanceada.
  • Cepillarse los dientes tres veces al día con una pasta con flúor.
  • Usar hilo dental a diario.
  • Enjuagar la boca después de las náuseas matutinas con vómitos.
  • Visitar al dentista para mantener tu boca limpia y en orden durante el embarazo.

 

Todas las mujeres embarazadas deben seguir un control médico con un enfoque integral durante la gestación, donde el cuidado dental de la madre será un factor determinante para el estado de salud general para el recién nacido.