Janssen presenta nuevos datos en el congreso de ASCO que muestran la eficacia de ibrutinib en monoterapia y combinación. Se trata de dos estudios. El estudio CAPTIVATE, centrado en ibrutinib más venetoclax en pacientes con leucemia linfocítica crónica no tratados previamente. También se presentarán los resultados del seguimiento de hasta siete años del estudio RESONATE-2. Estos muestran beneficios de supervivencia libre de progresión y supervivencia global con ibrutinib como tratamiento en monoterapia.

Ibrutinib fue el primer inhibidor de la BTK aprobado en Europa,”, exponía Edmond Chan, director del área terapéutica de Hematología para la zona EMEA de Janssen-Cilag Ltd. El mismo se ha utilizado para tratar a más de 230.000 pacientes de todo el mundo. Ahora también es el primer inhibidor de la BTK que se ha estudiado en combinación en esquema de duración fija. “Los últimos datos que se presentarán en el congreso de ASCO refuerzan el potencial de ibrutinib como una opción de tratamiento base para todas las formas de leucemia linfocítica crónica. De esta forma, se suman a la gran cantidad de pruebas relativas a su eficacia y a su perfil de seguridad”.

Ibrutinib en monoterapia y en combinación

Los datos de CAPTIVATE  demuestran que el 95 por ciento de los pacientes tratados con la combinación de duración fija de ibrutinib más venetoclax estaban vivos y sin progresar a los dos años. Se observaron remisiones notables en todos los subgrupos, incluidos los pacientes con leucemia linfocítica crónica de alto riesgo.

Además, se presentarán datos a largo plazo del estudio RESONATE-2. Estos constituyen el periodo de seguimiento más largo de un estudio fase 3 con un inhibidor de la tirosina quinasa de Bruton hasta la fecha. Estos datos refuerzan los beneficios de supervivencia a largo plazo y el perfil de seguridad consolidado de ibrutinib en monoterapia en pacientes con leucemia linfocítica crónica. Cabe recordar que este es un tipo de linfoma no Hodgkin y la forma más común de leucemia en los adultos.