Veinte minutos de ejercicio diario de moderado a intenso en la vejez temprana (70-75 años) pueden ser la mejor manera de evitar enfermedades cardíacas graves en la vejez tardía (más de 80 años). Así lo sugiere una investigación publicada en línea en la revista Heart.

La actividad física se asocia a un menor riesgo de enfermedad cardiovascular y a una vida más larga, independientemente del sexo y la etnia. Además se sabe que los beneficios se acumulan en función del esfuerzo realizado.

Sin embargo, son relativamente pocos los estudios que han analizado exclusivamente si el ejercicio en la tercera edad puede ayudar a prevenir las enfermedades cardíacas y los accidentes cerebrovasculares en la vejez.

Ahora, un grupo de investigadores se basaron en los datos del Progetto Veneto Anziani (ProVA), un estudio llevado a cabo en 3.099 italianos de edad avanzada (mayores de 65 años).

Sobre salud y ejercicio físico

Las evaluaciones iniciales, que incluían una historia clínica detallada, un examen físico, escáneres y una batería de análisis de sangre, se llevaron a cabo entre 1995 y 1997, con dos evaluaciones adicionales 4 y 7 años después.

Al inicio del estudio, las mujeres tenían más probabilidades que los hombres de padecer más de 4 enfermedades coexistentes, con una mayor prevalencia de artrosis, osteoporosis y enfermedad renal crónica. La EPOC y la diabetes eran más comunes entre los hombres.

Los participantes rellenaron cuestionarios sobre sus niveles de actividad física en cada uno de los puntos temporales. La actividad física moderada incluía caminar, jugar a los bolos y pescar, mientras que la actividad física vigorosa incluía la jardinería, los entrenamientos en el gimnasio, el ciclismo, el baile y la natación.

Patrones sobre actividad física

Aquellos cuya actividad física sumaba 20 minutos o más al día se definían como activos. Los que sumaban menos se definían como inactivos. Los hombres tenían más probabilidades de ser activos físicamente que las mujeres.

Los cambios en los patrones de actividad física se definieron como: estable-baja (inactiva-inactiva); alta-decreciente (activa-inactiva); baja-creciente (inactiva-activa); y estable-alta (activa-activa). También se recogió otra información de fondo potencialmente clave sobre los ingresos del hogar, el nivel educativo, el número de miembros del hogar y el consumo de tabaco y alcohol.

A continuación, se realizó un seguimiento de la salud de todos los participantes mediante la vinculación con los registros de alta hospitalaria y la certificación de defunción hasta finales de diciembre de 2018. El análisis final incluyó a 2.754 participantes con datos completos, de los cuales 1398 eran mujeres (60%).

Durante el período de seguimiento, se realizaron 1.037 nuevos diagnósticos de enfermedad cardíaca, insuficiencia cardíaca y accidente cerebrovascular.

Menor riesgo de enfermedad cardiovascular

El aumento de los niveles de actividad física, así como el mantenimiento de un estilo de vida activo a lo largo del tiempo, se asociaron a un menor riesgo de enfermedad cardiovascular y muerte tanto en hombres como en mujeres.

La mayor reducción del riesgo se observó en los nuevos casos de enfermedad coronaria e insuficiencia cardíaca en la vejez tardía. No se observó ninguna asociación significativa entre la actividad física y el ictus.

La mayoría de los participantes tenían patrones de actividad física activa estables a lo largo del tiempo. Los patrones de actividad física estable-alta se asociaron con un riesgo significativamente (52%) menor de enfermedad cardiovascular entre los hombres en comparación con los que tenían patrones estables-bajos.

Mejorar la actividad en una fase más temprana

Los mayores beneficios parecían producirse a la edad de 70 años. El riesgo era sólo marginalmente menor a los 75 años, y no era menor a los 80-85 años, lo que sugiere que mejorar la actividad física en una fase más temprana de la vejez podría tener un mayor impacto, dicen los investigadores.

También se observó una curva en forma de J para la duración del ejercicio, y la reducción más acusada de las enfermedades cardíacas y la insuficiencia cardíaca se asoció a un periodo de entre 20 y 40 minutos de actividad física moderada a vigorosa cada día.

Aunque las asociaciones observadas fueron más fuertes entre los hombres, los investigadores subrayan que "las mujeres que realizaban más actividad física presentaban tasas de incidencia sistemáticamente más bajas de casi todos los resultados cardiovasculares, a pesar de que la reducción del riesgo no alcanzaba significación estadística, pero cuando se consideraba la mortalidad general, los riesgos se reducían significativamente".

Se trata de un estudio observacional y, como tal, no puede establecer la causa, pero concluyen que los resultados "sugieren que las políticas de salud pública deberían dirigirse a promover o iniciar la actividad física en la mitad y en los primeros años de la vida, dada una probable mayor eficacia en la reducción de los riesgos cardiovasculares".

Al menos 20 minutos

"Se debería recomendar al menos 20 minutos de actividad física moderada o vigorosa al día para conseguir los mayores beneficios cardiovasculares", añaden.

En un editorial vinculado, los doctores Enrico Fabris y Gianfranco Sinagra, de la Universidad de Trieste (Italia), explican que la actividad física contribuye a mejorar el flujo sanguíneo arterial y puede reducir su adhesividad y, por tanto, la formación de coágulos.

"Sin embargo, los mecanismos detallados por los que la actividad física puede reducir el riesgo futuro de enfermedades cardiovasculares siguen sin entenderse del todo -señalan-. El efecto favorable de la actividad física podría explicarse simplemente por su capacidad de ralentizar el proceso de aterosclerosis mediante un mejor control de la presión arterial, el nivel de glucosa en sangre y el perfil lipídico".