La actividad física regular casi duplicó el beneficio cardiovascular en personas con depresión o ansiedad, en comparación con personas sin estos diagnósticos, según un estudio presentado en la 71.ª Sesión Científica Anual del Colegio Americano de Cardiología.

La investigación refuerza la teoría de que el ejercicio mejora la salud cardiovascular al ayudar a activar partes del cerebro que contrarrestan el estrés. En general, el estudio encontró que las personas que lograron la cantidad recomendada de actividad física por semana tenían un 17 por ciento menos de probabilidades de sufrir un evento cardiovascular adverso importante que aquellas que hacían menos ejercicio.

Estos beneficios han sido significativamente mayores en las personas con ansiedad o depresión, que tuvieron una reducción del riesgo del 22 por ciento frente a una reducción del riesgo del diez por ciento en las personas sin ninguna de las dos afecciones.

"El efecto de la actividad física en la respuesta del cerebro al estrés puede ser particularmente relevante en aquellos con condiciones psiquiátricas relacionadas con el estrés", ha comentado el investigador clínico osdoctoral en el Hospital General de Massachusetts y autor principal del estudio, Hadil Zureigat.

Para el estudio, los investigadores han analizado los registros de salud de más de 50,000 pacientes en la base de datos del Biobanco General Brigham de Massachusetts. Un poco más de 4000 de los pacientes habían sufrido un evento cardiovascular adverso importante, que incluía sufrir un ataque al corazón, tener dolor en el pecho causado por una arteria bloqueada o someterse a un procedimiento para abrir una arteria bloqueada en el corazón.

Guía de prevención primaria

Los investigadores primero evaluaron las tasas de eventos coronarios mayores entre los pacientes que informaron en un cuestionario que hacían ejercicio por lo menos 500 minutos equivalentes metabólicos (MET) por semana, alineándose con la recomendación de la guía de prevención primaria de la ACC y la American Heart Association de al menos 150 minutos de ejercicio moderado. Los MET-minutos son una unidad de ejercicio que representa la cantidad de energía gastada durante varias actividades. El análisis reveló que las personas que obtuvieron al menos 500 MET-minutos o más por semana tenían un 17 por ciento menos de probabilidades de sufrir un evento cardiovascular adverso.

Posteriormente, en un segundo análisis, se ha revelado que los pacientes con depresión obtuvieron más del doble de beneficios del ejercicio en términos de reducción del riesgo cardiovascular en comparación con las personas que no tenían depresión. Se encontró un beneficio similar del ejercicio para los pacientes con ansiedad.

"Cuando no piensa en la actividad física que reduce el riesgo cardiovascular, por lo general no piensa en el cerebro. Nuestra investigación enfatiza la importancia de los mecanismos neuronales relacionados con el estrés mediante los cuales la actividad física actúa para reducir el riesgo cardiovascular", ha asegurado Zureigat.