El uso de pirotecnia es uno de los principales motivos de consulta de urgencia durante las festividades, lo que causa accidentes en el hogar hasta daños físicos en las personas, sin embargo, es poco conocido el daño ocular.

La doctora Cristina Pacheco del Valle, gerente médico de las clínicas APEC, puntualizó que “se estima que 14 por ciento de las lesiones por fuegos artificiales se producen en los ojos, esto genera un trauma ocular."

La segunda lesión más frecuente por pirotecnia es la ocular

De acuerdo con la doctora Pacheco, después de las manos, los ojos son la parte del cuerpo con más recurrencia en lesiones por quemaduras a causa de los juegos pirotécnicos, mismos que causan un gran daño por la inercia de mantener los párpados cerrados, lo que mantiene sustancia en el ojo, lo que puede agravar el daño.

Entre los agravantes están las lesiones cicatriciales, perforación del ojo, infecciones y anomalías visuales, frecuentemente dolorosas, agrega la especialista en cornea y cirugía refractiva.

Lesiones oculares por pirotecnia son denominadas urgencias médicas

Es común que los familiares traten de colocar remedios caseros lo que puede empeorar el tratamiento. Para los médicos es importante que acudan inmediatamente al área de urgencias más cercana para analizar la lesión y comenzar el tratamiento.

Existen hospitales especializados en la Ciudad de México como APEC Hospital de la Ceguera donde se brinda atención prioritaria a las emergencias oftalmológicas las 24 horas del día, los 365 días del año, con un servicio digno y de calidad, sobre todo para quienes más lo necesitan.

El 65 % de los lesionados son espectadores

De acuerdo con el American Academy of Ophtalmology, el 65 por ciento de las personas lesionadas por la pirotecnia fueron simples espectadores, siendo niños y adultos jóvenes quienes tienen una mayor probabilidad de sufrir una lesión.

Solo en el Hospital Pediátrico de Tacubaya, se registraron más de 665 consultas de niñas y niños con quemaduras, lo que representa un 25 % más de ingresos hasta el 27 de diciembre.

Las recomendaciones generales son procurar que los niños no estén alrededor de las áreas donde hay cosas calientes como ponche, pozole o algún otro alimento hirviendo, porque son factores de riesgo para los menores. También evitar cohetes y fuegos artificiales de cualquier tamaño porque contienen pólvora.

La SEDESA reitera que los accidentes de niñas y niños se pueden prevenir, por lo que es fundamental no exponerlos.