España apenas representa el 9,1 por ciento de la población europea y el 0,6 por ciento de la mundial. Pese a ello, sigue ocupando los primeros puestos en cuanto a donaciones de órganos. En 2019 aportó el 20 por ciento de las donaciones de órganos de la UE y el 6 por ciento de las registradas en el mundo. Esto convierte a España, por 28 años de manera consecutiva, en líder mundial en donación y de las donaciones europeas.

Además, la actividad registrada en nuestro país el pasado año ha acentuado la distancia entre España y los países de la UE. En los mismos, tanto la actividad de donación de órganos como la de trasplantes ha permanecido de manera estable. Pese a ello, la ONT ha informado de que esta tendencia creciente se ha visto resentida en 2020 por la crisis sanitaria causada por la COVID-19. Aún así, desde el 13 de marzo hasta el 3 de septiembre se han realizado 1.649 trasplantes a partir de 760 donantes.

Diferencia con las donaciones europeas

En cuanto a la comparativa de las donaciones europeas y las españolas la ONT también ha ofrecido datos concretos. España ha alcanzado una tasa de 117,4 trasplantes p.m.p, sólo superada por Estados Unidos, que registra 123,4 trasplantes p.m.p. en la UE se efectuaron el pasado año 34.285 trasplantes, lo que corresponde a una tasa de 67,2 trasplantes p.m.p.

Otro dato interesante son las donaciones europeas en parada cardiaca en los últimos años. Este tipo de donación creció un 12 por ciento en el mundo y un 15 por ciento en la Unión Europea. En España, el incremento de la donación en asistolia fue del 18 por ciento, uno de los más altos.

Por otro lado, los países de la UE que han implantado en parte o en su totalidad el modelo español de trasplantes, como Croacia, Francia, Italia o Portugal, siguen liderando el ranking europeo. Esto es así, tanto en lo que se refiere a la tasa de donación como a la de trasplante.