La vuelta a la normalidad pos-COVID-19 no está siendo fácil para muchos pacientes. Entre ellos los pacientes con cáncer, que siguen viviendo la situación de pandemia con miedo e incertidumbre. En este contexto las consultas de psicooncología están resultando fundamentales.

Marta de la Fuente, responsable de las consultas de psicooncología de MD Anderson Cancer Center Madrid, señala que es muy importante es no fomentar conductas de miedo ni generar aprensión, no limitar al paciente. Así, la clave es “acompañar a los pacientes en su proceso emocional: comprender, sin juzgar ni presionar, dando flexibilidad y seguridad”.

La experta, según lo apreciado en sus consultas de psicooncología, expone “todos no nos hemos expuesto de la misma manera a salir y, por eso, es importante que cada uno haga su propia desescalada; existe una fina línea entre prudencia y riesgo.

Así distingue dos tipos de paciente. Por una parte, aquellos que “lo han vivido como una sobrecarga, ya que han experimentado más sensación de vulnerabilidad y miedo”. Por otra, aquellos que no han intensificado sus síntomas de estrés, sino que han aprovechado sus estrategias de afrontamiento frente a la incertidumbre, que ya habían ido desarrollando durante el proceso de su enfermedad.

Consultas de psicooncología por videollamada

Actualmente, De la Fuente y su equipo trabajan precisamente con el objetivo de ayudar a los pacientes oncológicos a recuperar la normalidad de sus vidas. Debido a la situación, el 30 por ciento de las consultas de psicooncología  ya se realizan por videollamada o telefónicas. Una opción por la que cada vez optan más personas.

“Ahora tenemos que hablar con mascarilla y a dos metros de distancia, por lo que la videollamada, en una consulta en la que es tan importante la expresión facial, es una opción muy buena”, destaca de la Fuente. De esta forma, asegura que muchos pacientes prefieren esta modalidad online.

Respecto a los temas tratados en estas consultas de psicooncología, es clave que los pacientes vean qué medidas se están adoptando en hospitales y centros de salud. “Si los pacientes ven que llevamos la mascarilla, que limpiamos los espacios y respetamos la distancia con ellos, se van a sentir más seguros”.