El 50 por ciento de los pacientes con ERC sufren prurito, y el 26,7 por ciento de ellos lo cursan de forma moderada a grave. Así lo desvela un nuevo estudio realizado por la Sociedad Española de Nefrología (S.E.N.).

Según el mismo, el prurito ocasiona importantes trastornos a estos pacientes. Entre ellos, cambios de estado de ánimo, angustia, depresión, falta de descanso, dificultad para dormir. Incluso afectación de la función sexual y deterioro del deseo. Además, el estudio ha señalado que el porcentaje de pacientes con cambios de estado de ánimo aumentó según  aumentaba la gravedad de este trastorno.  De esta forma, la angustia y la falta de descanso fueron los parámetros más afectados. Aunque igualmente se observó un aumento de la depresión.

“Hasta ahora no existía una aproximación real sobre el prurito en los pacientes con ERC en España, que en su mayoría no saben por qué tiene esa sensación de rascado continuo. Este estudio nos ha permitido no sólo realizar el primer registro de datos sobre prurito asociado a la ERC en el mundo, sino conocer más en profundidad este problema”, apuntaba Patricia de Sequera, presidenta de S.E.N.El objetivo es poder establecer medidas y actuaciones para mejorar el  tratamiento y la calidad de vida de las personas que lo padecen.

Prurito en enfermedad renal

De esta forma, el estudio realizado por los nefrólogos españoles es la primera investigación y registro sobre prurito asociado a la ERC en el mundo. Cabe recordar que el prurito es una sensación desagradable, habitualmente infradiagnosticada, que induce al rascado y que provoca importantes trastornos.

En el caso del prurito asociado a la Enfermedad Renal Crónica (ERC-aP), pese a ser una sensación frecuente, se desconocía la prevalencia por el alto porcentaje de infradiagnóstico. De hecho, la prevalencia de prurito asociado a la ERC encontrada en diferentes estudios oscilaba hasta la fecha entre el 40 y el 90 por ciento en pacientes en hemodiálisis. En cambio, era de entre el 19 y el 29 por ciento en pacientes no dializados. Estos datos han sido ahora actualizados con el estudio realizado por la S.E.N. Pese a todo ello, las causas del prurito asociado a la ERC no están claramente definidas. Es por ello que no es sencillo encontrar un tratamiento eficaz.