El 51,56 por ciento de los pacientes crónicos mantienen la adherencia al tratamiento. Es un dato del Estudio Nacional de Adherencia en Patologías Crónicas del Grupo OAT. En España esta circunstancia supone un coste de 11.250 millones de euros en costes directos e indirectos. Según una encuesta realizada a profesionales sanitarios de Medicina, Enfermería y Farmacia, cerca del 87 por ciento considera que tiene claro el concepto de adherencia. Sin embargo, solo el 60 por ciento hace seguimiento a los pacientes.

La adherencia al tratamiento engloba la toma de la medicación, pero también hacerlo de forma correcta. Además, entre otros aspectos, debe haber persistencia a largo plazo. También debe seguir hábitos de vida saludable, cuidar el estado emocional y psicológico, así como estar formado y concienciado sobre su patología.

La adherencia al tratamiento en cronicidad

Amaia Casteig, directora corporativa y de Proyectos del Grupo OAT, ha comentado que “el estado anímico y psicológico tiene una relevancia fundamental” en la adherencia al tratamiento. También influye la actitud que adquiere un paciente ante su enfermedad y cómo decide afrontarla a lo largo de los años. “El entorno familiar y social cobran importancia, ya que supone estar al lado de estos pacientes cuando más lo demandan. Pueden darles apoyo y ayuda constante y animarle a seguir adelante a pesar de las dificultades”, ha añadido.

Por su parte, Ismael Ortuño, vocal del Comité Científico del Grupo OAT, ha hablado del concepto “cuidado basado en la familia”. “Está asentado en la teoría de sistemas familiares, donde las intervenciones basadas en la familia tienen como objetivo influir en los comportamientos y/o facilitar la suficiencia asistencial en caso de necesidad”, ha indicado.

Según las estadísticas del Grupo OAT, los pacientes con patologías crónicas que viven con familiares tienen una mejor adherencia por la implicación que conlleva. No obstante, cuando los cuidadores son externos o no familiares, la adherencia es más baja.