Por norma general se asocia una lesión medular traumática a un accidente de tráfico, sin embargo, esta no es la principal causa. De hecho, en los últimos años, las causas y el perfil del paciente con lesión medular han cambiado. Así se ha dado a conocer en el marco de las 17º Jornadas Nacionales de Actualización para Médicos Rehabilitadores, organizadas por ESTEVE, avaladas por la Sociedad Española de Rehabilitación y Medicina Física (SERMEF) y cuyo objetivo es hacer una puesta al día sobre aspectos de vanguardia en rehabilitación.

Durante las mismas, se informaba de que actualmente, el motivo más frecuente de las lesiones medulares son las caídas en un 65 por ciento de los casos, porcentaje que llega hasta el 80 por ciento en personas mayores de 75 años. Les siguen los accidentes de tráfico con un 23 por ciento. Además, la media de edad de los pacientes ha pasado de los 46 a los 56 años en la última década.

Tal y como explicaba Xoán Miguéns, jefe del Servicio de Rehabilitación del EOXI de Ourense, Verín y O Barco de Valdeorras y coordinador científico de las Jornadas, “el porcentaje de lesiones medulares por accidentes de tráfico y laborales ha disminuido en la última década desde el 44 al 23 por ciento”. Sin embargo, según el experto, hay dos perfiles de pacientes con lesión medular: el menor de 45 años, cuya causa más frecuente son los accidentes de tráfico; y el mayor de 45 años, cuya causa más frecuente son las caídas”.

La evolución del paciente

Otra idea clave que se exponía en este foro es que durante el primer año tras las lesiones medular los pacientes pueden llegar a perder más del 50 por ciento de la masa ósea de algunos huesos y uno de cada tres sufrirá una fractura debido a la fragilidad de sus huesos. En concreto, la osteoporosis se inicia inmediatamente tras la lesión medular. Durante las Jornadas, se ha explicado que la pérdida de masa ósea es del 1 por ciento semanal en los primeros meses, estabilizándose al cabo de 1 o 2 años, pero siguiendo durante unos cuantos años más. Además, esta marcada pérdida de masa ósea conlleva un aumento de las fracturas por fragilidad del hueso, que padece 1 de cada 3 pacientes.

La segunda jornada del encuentro se ha dedicado al taller práctico en infiltración guiada con ecografía, “que responde a una demanda real en las consultas y que permite introducir técnicas menos habituales y más novedosas para tratar a los pacientes. La principal ventaja de la guía ecográfica es que ofrece una mayor precisión y seguridad al visualizar la zona del organismo a tratar y también seleccionar el trayecto más corto y seguro hasta dicha zona.