La estigmatización es un problema  que está bien documentado en algunas enfermedades. Las enfermedades hepáticas se consideran enfermedades estigmatizadas, posiblemente por su asociación con el alcoholismo y el abuso de drogas. Ahora, un nuevo trabajo liderado por un equipo del CIBER de Enfermedades Hepáticas y Digestivas (CIBEREHD), señala que el 69 por ciento de las personas con hígado graso no alcohólico lo vive con estigma. Según esta investigación, el estigma percibido por estos pacientes está asociado también con el deterioro de la calidad de vida.

Según los datos publicados en Plos One, entre los pacientes con hígado graso no alcohólico, aquellos en los que la enfermedad había evolucionado a cirrosis tenían un mayor sentimiento de estigma (72 por ciento) que pacientes sin cirrosis (67 por ciento). Asimismo, entre los pacientes con cirrosis, la estigmatización fue más común en la cirrosis relacionada con el alcohol.

La estigmatización percibida es común entre los pacientes con hígado graso no alcohólico, independientemente del estadio de la enfermedad. “De esta forma, se asocia con una calidad de vida deteriorada. Igualmente, puede ser responsable de los estereotipos, la discriminación, la vergüenza y el aislamiento social. Todo ello puede afectar los derechos humanos y sociales de los pacientes afectados”, alerta este equipo de investigadores.

Estigmatización con hígado graso no alcohólico

“La estigmatización se considera un tema muy relevante en algunas enfermedades. Especialmente, debido a su potencial impacto negativo en el estado de salud de los pacientes. También al hecho de que reduce la posibilidad de que estas personas accedan a la atención y recuperación”, explica Pere Ginès, uno de los coordinadores de la investigación. “De hecho, en los últimos años, ha habido un interés creciente en la lucha contra la estigmatización de ciertas enfermedades con el objetivo de mejorar la aceptación social de los pacientes y el estado de salud general”, añade.

Es por ello que los investigadores concluyen que estos hallazgos en estigmatización en hígado graso no alcohólico deben ser tenidos en cuenta. Especialmente, por parte de los trabajadores de la salud, las asociaciones de pacientes y los responsables de las políticas sociosanitarias. Todo ello de cara a estimular una mayor investigación y alentar iniciativas destinadas a prevenir la discriminación de las personas afectadas por esta enfermedad.