El 70% de diagnósticos de esclerosis múltiple (EM) corresponde a personas de entre 20 y 40 años. El 30 de mayo se conmemora el Día Mundial de la Esclerosis Múltiple, una enfermedad neurológica que según datos de la Sociedad Española de Neurología (SEN) afecta en España a más de 50.000 personas. En Europa podría haber unos 700.000 pacientes, y en todo el mundo, cerca de 2,5 millones de personas afectadas.

Miguel Ángel Llaneza, coordinador del Grupo de Estudio de Enfermedades Desmielinizantes de la SEN, ha explicado que los síntomas y la gravedad de la EM varían mucho en función de la zona del sistema central en la que se produzca el daño. “Prácticamente hay tantos síntomas como pacientes”, ha comentado.

Síntomas más frecuentes:

  1. Alteraciones de la sensibilidad en las extremidades, la cara o el tronco.
  2. Visión borrosa o doble.
  3. Falta de equilibrio, dificultad para caminar o coordinar los movimientos.

La EM se manifiesta en casi el 85% de los casos durante sus fases iniciales, en forma de “brotes”, episodios de afectación neurológica que pueden remitir totalmente o hacerlo de manera parcial y originar secuelas funcionales; sin embargo, un pequeño porcentaje de los pacientes experimentan formas “progresivas”, sin brotes, ya desde el inicio de la enfermedad”, ha Miguel Ángel Llaneza.

Este especialista ha indicado que “diversos factores como la polución ambiental, algunas infecciones víricas, los cambios en el estilo de vida, los niveles bajos de vitamina D, el tabaquismo o la obesidad en la adolescencia podrían influir en el desarrollo de la enfermedad en individuos con cierta predisposición genética”.

“Gracias a los tratamientos disponibles en la actualidad, la expectativa de vida de los diagnósticos de esclerosis múltiple han mejorado de manera considerable, al igual que la funcionalidad a lo largo de la duración de la enfermedad. Por el contrario, sin el tratamiento adecuado, la esclerosis múltiple puede generar en los pacientes un alto grado de discapacidad”, ha añadido Miguel Ángel Llaneza.

Pacientes aislados durante la pandemia

Durante esta época de pandemia por la COVID-19 las asociaciones de afectados por la EM han mostrado su preocupación por el posible aislamiento de los pacientes. La Asociación Esclerosis Múltiple España (EME) ha recordado que “las barreras laborales, el estigma social de los pacientes crónicos, el desconocimiento de qué es la EM y la incomprensión constituyen el día a día de estas personas que, además, se enfrentan a un Sistema Nacional de Salud con claros déficits para la atención a los crónicos en general y a los que tienen EM, en particular”.

Pedro Carrascal, director de EME, ha indicado que el miedo o temor al contagio “puede desembocar en un aislamiento prolongado nada aconsejable para las personas que viven con una enfermedad crónica como la esclerosis múltiple, en las que las conexiones sociales son clave para una mejor convivencia con la patología”.