El Virus del Papiloma Humano es, en gran cantidad, uno de los responsables de las infecciones sexuales más comunes, esto no solo en población heterosexual, como se ha investigado con mayor frecuencia, ya que las consecuencias del VPH no son exclusivas de las mujeres. En concreto, el cáncer de pene y cáncer anal son dos patologías que han aumentado en las últimas décadas, específicamente en hombres homosexuales, sobre todo en aquellos con antecedente de Virus de Inmunodeficiencia Humana activo, pues es un factor que favorece la infección con Virus de Papiloma Humano.

En 2014 se realizó un muestreo de hombres que tienen sexo con otros hombres con antecedente de VIH positivos en el estado de Chihuahua, reportando que en 72.2% de los casos se detectó por lo menos un VPH oncogénico, mientras que el VPH 16 y/o 18 se presentaron en 30.7% de los individuos. Se encontró también una prevalencia del 32.8% de VPH en muestras anales y perianales, casi el doble de lo encontrado en hombres heterosexuales.

La detección de VPH en hombres es determinante para controlar los casos por vector y reservorio del virus, por lo que es necesario que los varones se acerquen al médico y soliciten de manera temprana estudios citológicos e histológicos, ya que al ser un tema tabú, es difícil el acercamiento con estos temas.

La mediana edad de los pacientes de 18 a 69 años fue de 35. De los cuales solo el 36% de la población que aseguró tener 5 o más parejas sexuales manifestó usar siempre condón y ninguno tenía registro de vacunación contra el VPH, sin embargo, en el muestreo no hubo mayor diferencia con la población que indicó no usar siempre condón.

El uso del condón puede proteger la exposición al VPH en algunas zonas, sin embargo, las zonas que no son cubiertas por el preservativo siguen en exposición al virus.

La infección con los tipos 16 y 18 son comúnmente asociados con cáncer, cervical y anal, que conformaron el 30% de los casos positivos de alto riesgo, la mayoría en edades de 18 a 29 años y la prevalencia disminuyó conforme aumentaba la edad (40-49).

Otros estudios en el centro del país han reportado una prevalencia de 93.1% de VPH en hombres sexualmente activos con otros hombres y presencia de VIH positivo, de la cual el 72.2% incluía VPH de alto riesgo, siendo los más frecuentes el tipo 16 y/o 18. Los casos de  VPH de alto riesgo en nuestra población mostraron una prevalencia del 40%, y los tipos más frecuentes fueron el 45 y 73.