El último informe elaborado por el Centro Nacional de Epidemiología del Instituto de Salud Carlos III (CNE-ISCIII) para el Plan Nacional del Sida del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social (MSCBS) señala que el 72,8 por ciento de las personas que viven con VIH en España ha alcanzado supresión viral. Este dato situaría a nuestro país en una posición “muy cercana” para alcanzar los objetivos planteados por el Programa ONUSIDA de Naciones Unidas para el año 2020 en torno al manejo del VIH. Objetivos que se engloban en el reto 90-90-90, o sea, 90 por ciento de personas con VIH diagnosticado, 90 por ciento con tratamiento antirretroviral y 90 por ciento con carga viral suprimida).

El informe ha sido realizado por epidemiólogas de la Unidad de vigilancia del VIH y conductas de riesgo en el CNE-ISCIII, y los datos se han obtenido mediante modelos matemáticos y reuniendo información del Registro Nacional de Casos de Sida, la Red de Investigación en SIDA y la Encuesta Hospitalaria 2017 de pacientes con infección por el VIH.

El estudio, que ofrece datos a cierre del año 2016 (los últimos disponibles), estima que hace tres años había en torno a 146.500 personas viviendo con VIH en España, lo que representa una prevalencia del 0,37 por ciento. De ese total, algo más de 126.000 (un 86,2 por ciento) conocería su diagnóstico, lo que deja casi un 14 por ciento de personas que no saben que tienen la infección. Con respecto a las personas que viven con VIH y conocen su diagnóstico, unas 118.000 (un 93,4 por ciento) están en terapia antirretroviral. Además, más de 106.000 personas en tratamiento antirretroviral (un 90,4 por ciento) tendrían carga viral suprimida.