El estudio SANTORINI ha puesto de manifiesto que los niveles de colesterol de lipoproteínas de baja densidad (C-LDL) continúan sustancialmente por encima de los objetivos recomendados en pacientes con algo y muy alto riesgo de sufrir eventos cardiovasculares.

Estos datos han sido anunciados por Daiichi Sankyo Europa (en adelante, Daiichi Sankyo) en el marco del Congreso de la ESC 2021, organizado por la Sociedad Europea de Cardiología.

SANTORINI es el primer estudio observacional europeo desde las guías de manejo de la dislipidemia de la ESC/EAS de 2019 para evaluar el manejo de los pacientes de alto y muy alto riesgo cardiovascular (CV) que precisan terapia reductora de lípidos (TRL).

Se trata de un estudio multinacional, prospectivo, observacional y no intervencionista y que está diseñado sobre todo para documentar, en la práctica clínica habitual, la eficacia de las opciones de tratamiento actuales para controlar los niveles de C-LDL en estos pacientes.

Alex-Turk-daiichi, moderadora

Alex Turk, moderadora de la sesión de Daiichi Sankyo en el Congreso virtual de la ESC 2021.

Las enfermedades cardiovasculares causan la muerte de más de cuatro millones de personas en Europa cada año, lo que afecta no solo a las familias, sino también a los sistemas sanitarios, por el elevado coste que provocan.

Información científica

De ahí la importancia de estudios que aporten información científica relevante a la comunidad científica para ayudar a informar sobre la toma de decisiones clínicas.

Los resultados del trabajo, adelantado por Daiichi Sankyo y para el cual han reclutado a 9.606 pacientes, subrayan que, al inicio, el 18,6% de los pacientes de alto y muy al riesgo cardiovascular (CV) no recibían ninguna terapia reductora de lípidos (THLs). La mayoría de los pacientes (54,1%) recibieron TRL como monoterapia, y la combinación de TRL solo se usó en el 27,3% de los pacientes.

Mientras que las guías de la ESC/EAS para el manejo de la dislipidemia de 2019 recomiendan que cuanto más bajos sean los niveles de C-LDL para los pacientes de alto y muy alto riesgo CV, más se rebajará su riesgo cardiovascular.

Sin alcanzar los objetivos

El estudio arroja datos importantes dado que el 80% de los pacientes con hipercolesterolemia no están logrando los objetivos de C-LDL aconsejados por las directrices, a pesar de recibir TRLs; los hallazgos de SANTORINI reafirman la necesidad de un uso intensivo de TRLs.

El profesor de Salud Pública y presidente de la Sociedad Europea de Aterosclerosis, Kausik Ray, reconoció que “el C-LDL es un importante factor de riesgo modificable para la prevención de infartos de miocardio, ictus y otros episodios cardiovasculares que puedan conducir a la muerte”.

Kay, cardiólogo y jefe de Ensayos Comerciales y director adjunto de la Unidad de Ensayos Clínicos del Imperial College de Londres, e investigador principal de SANTORINI, sostuvo que el estudio demuestra la necesidad insatisfecha y por qué es clave replantear los enfoques para el manejo de los niveles de colesterol en pacientes de alto y muy alto riesgo CV.

El profesor Kausik Ray de la Imperial College de Londres

El profesor Kausik Ray, de la Imperial College de Londres.

Mejores resultados clínicos

“Hay que asegurarse que estos pacientes reciban las terapias reductoras de lípidos más apropiadas, de acuerdo con las mejores prácticas para ayudarles a alcanzar sus objetivos de C-LDL”.

El experto hizo especial hincapié al señalar que existe una clara necesidad de opciones de tratamientos adicionales que sean bien tolerados, ayuden a los pacientes para que logren “mejores resultados clínicos”, sentenció.

En mayo de 2021, los datos del estudio de simulación presentados en forma de póster en la Sesión Científica del Colegio Americano de Cardiología (ACC), y publicado en The Journal of the American College of Cardiology (JACC), predijo una reducción de riesgo CV en pacientes con patología cardiovascular ateroscleróstica (ASCVD), si eran tratados con ácido bempedoico.

Ácido bempedoico

El estudio de simulación consideró que el tratamiento con ácido bempedoico, además de las estatinas a las máximas dosis toleradas, posibilitaría una reducción absoluta del 3,3% del riesgo de eventos CV a 10 años, en comparación con las estatinas solas.

En pacientes que no toleran las estatinas, la simulación estimó una reducción absoluta del 6,0% en el riesgo de eventos CV a 10 años con el ácido bempedoico en comparación con placebo.

Estos esperanzadores resultados anticipan una reducción significativa de riesgo de eventos CV con el ácido bempedoico y “refuerzan los posibles beneficios de la reducción del C-LDL en pacientes con alto riesgo en ASCVD”, remachó el profesor Kausik Ray.