El 90,8 por ciento de los internistas españoles afirma que el cambio climático y la contaminación ambiental son “amenazas importantes para la salud”. Además, considera que las actuales medidas de acción climática “no son suficientes”. Así se desprende de un nuevo sondeo realizado por la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). Los datos se presentarán en la mesa “El papel del internista ante el cambio climático: Salud y medioambiente” en el marco del 42º Congreso Nacional de la SEMI. En la misma se analizarán los diversos factores que incluyen en el impacto del cambio climático en la salud.

Este estudio también concluye que el 80 por ciento de los internistas se muestra preocupado por el impacto del cambio climático en la salud. En concreto, el 37,4 por ciento de los internistas dicen sentirse “preocupados” por cómo el factor ambiental puede afectar a la salud de sus pacientes, frecuentemente crónicos y frágiles. El 25,9 por ciento se sentía “bastante preocupados” y el 16,5 por ciento “muy preocupados”

Impacto del cambio climático en la salud

Según el informe Lancet Countdown 2021, todas las regiones del mundo se ven afectadas por este problema. Así, el impacto del cambio climático en la salud está empeorando en comparación con décadas pasadas. El calor extremo, la idoneidad ambiental y la transmisión de enfermedades infecciosas es ya un fenómeno global.

No obstante, la contaminación medioambiental supone ya un importante factor de riesgo para el desarrollo o exacerbación de múltiples patologías respiratorias y cardiometabólicas”. Actualmente, se relaciona con hasta el 30 por ciento de muertes por enfermedad cardiovascular.

Además, perjudica la salud de los pacientes más vulnerables (con EPOC, cáncer de pulmón, etc.). Igualmente, causa daño a nivel sistémico de las personas. No solamente de las más vulnerables, sino también de las sanas, que igualmente son susceptibles al perjuicio de la polución, incluso a edades tempranas según estudios recientes.