El 80% de los pacientes con Esclerosis Múltiple (EM) remitente-recurrente están derivando en EMSP (esclerosis múltiple secundaria progresiva). Por eso, tanto por los pacientes que sufren esta dolencia neurológica progresiva como por los neurólogos, tienen puestas muchas esperanzas en las nuevas terapias que están viendo la luz o las que lo harán próximamente, como puede ser el caso de Siponimod de Novartis, indicado para el tratamiento de pacientes adultos con EM secundaria progresiva (EMSP) activa.

Sobre esta invalidante enfermedad, que afecta a adultos jóvenes con un porcentaje mayor en mujeres, en el marco de la LXXI Reunión anual de la Sociedad Española de Neurología (SEN), celebrada la semana pasada en Sevilla,  se organizaron diferentes mesas informativas para dar a conocer y ahondar en la situación actual de la EMSP. Entre ellas, destacó la celebrada por Novartis con la participación de la doctora Nieves Téllez, del Hospital Clínico de Valladolid, el doctor José Meca, del Hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia y el doctor Tjal  Ziemssen, Head of the Multiple Sclerosis Center and Neuroimmunological Laboratory Director of Division of Neurometabolism University Clinic Carl-Gustav, Carus, Dresden, en Alemania.

A juicio del doctor José Meca se hace necesario llevar a cabo un buen diagnóstico para conseguir mejorar en las normas de la EMSP. “Debemos de conocer las reglas y variarlas en la esclerosis múltiple secundariamente progresiva activa”, sentenció. Precisamente en el Congreso de la SEN un colectivo amplio de especialistas pusieron en común sus propuestas para realizar nuevos consensos y crear escalas que sirvan para ayudar a todos los pacientes con esta patología neurodegenerativa.

En fases tempranas de la progresión

En la reunión científica de Sevilla, Novartis recordó la valoración positiva que ha recibido el fármaco Siponimod. De aprobarse el medicamento será el único y primer tratamiento oral específico indicado para pacientes con esclerosis múltiple secundariamente progresiva activa en Europa. Con Siponimod, los especialistas podrán ofrecer una respuesta sencilla a todos los pacientes en fases tempranas de la progresión y en aquellos con EMPS activa.

Si bien la progresión de la EM es diferente para cada paciente y está influenciada por múltiples factores, incluido el uso de tratamientos modificadores de la enfermedad, se estima que hasta el 80% de los pacientes pasarán de EMRR a EMSP. Los neurólogos confían en poder disponer de esta nueva alternativa terapéutica, ya que “supone un hito para ayudar a las personas de Europa que padecen EMSP; está generando esperanzas ante una posible terapia nueva y beneficiosa”, señalaron.

Los expertos recalcaron que “con este medicamento se podrá retrasar la esclerosis múltiple, al tiempo que se felicitaron porque se trata de la primera terapia oral de administración diaria, específicamente diseñada para tratar la EM secundaria progresiva en adultos.  “En dicha fase de la patología afecta tanto al deterioro físico como cognitivo; este fármaco supone una esperanza para los pacientes”, explicaron.

Pero no todo son buenas noticias, la doctora Nieves Tellez criticó la falta de tiempo que tienen los especialistas para abordar la enfermedad con el paciente. “Es uno de los graves problemas que nos encontramos con las personas que sufren EM. Además, el paciente no tiene mucho interés por conocer la escala en la que está su enfermedad; lo que realmente quiere es saber cuál es el futuro que le depara la esclerosis múltiple y si se quedará en una silla de ruedas”, señaló sinceramente, mientras que sentenció que “contar la información de la EM sin prejuicios alguno cambiará el rumbo de la vida de muchos pacientes que hasta ahora no disponen de ella. Esto es clave”, opinó.