Ocho de cada diez pacientes con COVID-19 ingresados en la UCI presentan material genómico del virus en el plasma sanguíneo. Los que fallecen tienen una mayor carga viral en plasma. Son conclusiones de un proyecto multidisciplinar y multicéntrico desarrollado por investigadores del CIBER de Enfermedades Respiratorias (CIBERES). Uno de los coordinadores ha sido Antoni Torres, del Hospital Clínic de Barcelona. También ha coordinado este trabajo Jesús Bermejo, del Instituto de Investigación Biomédica de Salamanca (IBSAL) y del Hospital Universitario Río Hortega de Valladolid.

Los autores han trabajado en colaboración con David Kelvin, de la Universidad Dalhousie de Canadá. El proyecto ha contado con la financiación del Instituto de Salud Carlos III (ISCIII), a través del Fondo COVID-19 para el desarrollo del proyecto CIBERESUCICOVID. Las principales conclusiones del estudio se han recogido en el artículo ‘Viral RNA load in plasma is associated with critical illness and a dysregulated host response in COVID-19’, publicado en la revista Critical Care.

Pacientes COVID ingresados en UCI

En total, se ha analizado el plasma de 250 pacientes con COVID-19 durante la primera ola de la pandemia en España. El objetivo ha sido detectar la presencia de ARN del virus. Los autores también han evaluado las cargas virales en tres grupos de personas con distinto grado de la enfermedad. Así, ocho de cada diez pacientes en la UCI presentaban material genómico del virus en el plasma. La mayor carga viral la presentaban los pacientes que finalmente fallecieron.

Cuanto mayor fue la concentración de material genómico del virus en plasma, mayores fueron las alteraciones en la respuesta del paciente a la infección. Los síntomas detectados han sido la inflamación, la inmunosupresión, así como el daño endotelial y en tejidos. También se ha detectado la activación de la coagulación y de los neutrófilos.

Jesús Bermejo, investigador del CIBERES, ha explicado que “la monitorización de la presencia del virus y de la carga viral en plasma pueden servir para detectar precozmente a los pacientes graves y predecir su evolución”. Asimismo, las altas concentraciones de genoma viral en plasma indican que los pacientes críticos no pueden controlar la replicación del virus. Esta falta de control “podría causar el fallo respiratorio y sistémico”, ha señalado.

Asimismo, José María Eiros, del Servicio de Microbiología del Hospital Río Hortega de Valladolid, ha apuntado la posibilidad de “evaluar la presencia de viremia entre la batería de pruebas microbiológicas en pacientes COVID-19 con sospecha de gravedad”. Por su parte, David Kelvin ha hablado de “la necesidad de desarrollar antivirales eficaces y vacunas que permitan prevenir la replicación viral incontrolada en pacientes susceptibles de desarrollar una enfermedad grave”.