En 2021 aumentó hasta más del 70 por ciento el porcentaje de médicos españoles que han atendido consultas sobre tratamientos para el coronavirus sin ninguna evidencia científica. Igualmente, el 81,4 por ciento de los médicos aseguran que la infoxicación sobre la COVID-19 lleva al paciente a dudar de ellos. Estas son algunas de las conclusiones del IV Estudio de Bulos en Salud-Covid19, realizado por el Instituto #SaludsinBulos y Doctoralia. En esta edición también se ha contado con la colaboración de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG).

Más de 350 médicos españoles han participado en esta encuesta online para conocer el alcance de las fake news sobre la COVID-19 en el segundo año de pandemia. Todo ello para buscar medidas que se puedan llevar a cabo para erradicarlas. No obstante, los sanitarios creen que Internet no es una fuente segura de información en salud. Menos aún con el avance de la pandemia y la infoxicación que se ha producido con la misma. Así lo piensan el 81,6 por ciento en los datos de este 2021, frente al 75,5 por ciento que lo hacían en 2020.

El problema de la infoxicación

Para el 93,5 por ciento de los encuestados una de las consecuencias de la pandemia ha sido el incremento de los bulos de salud en el último año. Esta es una de las principales consecuencias de la infoxicación en salud.

Las vacunas COVID se han convertido durante este año en el tema sobre el que más especialistas han detectado bulos en su consulta. No obstante,  coincidía con esta afirmación el 81 por ciento de los sanitarios. A este tema le seguían bulos sobre el origen del virus (52,7 por ciento), y el tratamiento de la enfermedad (33,1por ciento).

Esta infoxicación también afecta a la sobrecarga de trabajo en consulta. Así lo asegura Marta Martínez del Valle, secretaria de información de la SEMG. “Los bulos generan un importante número de consultas, dentro de una Sanidad ya colapsada. Si sumamos esto a la gran carga asistencial y al escaso número de recursos humanos y materiales de que dispone el médico en su día a día todo ello termina por repercutir en la salud de los pacientes".