El 8,5 por ciento de las personas entre 18 y 35 años experimentó violencia sexual en los últimos 12 meses. Este porcentaje disminuyó al 1,9 por ciento durante el confinamiento por COVID-19. Sin embargo, el 64,6 por ciento las personas afectadas afirman que mantuvieron relaciones sexuales no deseadas en ese tiempo.

Estos son algunos de los datos de un estudio realizado por investigadoras del CIBER de Epidemiología y Salud Pública (CIBERESP). El mismo analiza la violencia sexual en jóvenes durante la pandemia. Su conclusión es que la prevalencia es preocupante, por lo que es necesario el desarrollo de estrategias efectivas de prevención.

Este es el primer trabajo realizado en España con una muestra representativa de jóvenes (18-35 años) que analiza la victimización por violencia sexual. El mismo ya está publicado en BMJOpen.

Prevenir la violencia sexual en los jóvenes

En el estudio han participado 2515 hombres y mujeres entre 18 a 35 años. La prevalencia durante los últimos 12 meses fue mayor en las mujeres (10,5 por ciento) que en los hombres (6,8 por ciento). Sin embargo, la mayor prevalencia se observó en mujeres bisexuales (17,5 por ciento), en hombres homosexuales (14,2 por ciento) y en las mujeres nacidas en el extranjero (13,3 por ciento).

Durante el confinamiento por causa de la Covid-19, la prevalencia de victimización por violencia sexual fue menor (1,9 por ciento). Pese a ello, las relaciones sexuales con penetración no deseadas aumentaron. Estas afectaron al 64,6 por ciento de las personas expuestas a violencia durante ese periodo.

De esta forma, se concluye que la prevalencia observada es “preocupante”. Es por ello que se reclama el desarrollo de estrategias más efectivas para la prevención de la violencia sexual en la población joven. Para ello es necesario considerar las desigualdades sociales en base al sexo, orientación sexual y país de nacimiento que se observaron en este estudio.