El 94 por ciento de las comunidades autónomas o no ofrece tratamiento psicológico especializado a pacientes y familiares o es insuficiente, según el nuevo trabajo de la Asociación Española Contra el Cáncer “Informe sobre la atención psicológica a pacientes de cáncer y familiares en España”. Así, con motivo del Día Mundial Contra el Cáncer el Observatorio del Cáncer de la AECC ha insistido en las características del impacto psicológico del cáncer en las personas afectadas por la enfermedad -pacientes y familiares- y las diferencias existentes entre apoyo emocional y atención psicológica especializada.

Teniendo en cuenta esto exponen que el 48 por ciento de los hospitales públicos españoles no ofrecen esta atención especializada y en el 52 por ciento restante es insuficiente. Se estima que, en el 30 por ciento de los casos, las personas afectadas desarrollarán algún tipo de trastorno psicopatológico que necesitaría tratamiento especializado Así, teniendo en cuenta que en España hay actualmente casi 236.000 personas afectadas por la enfermedad que necesitaría tratamiento psicológico especializado, se calcula que el 13 por ciento ha sido atendida por la AECC y el 87 por ciento restante o no ha recibido esta atención o ha sido insuficiente.

La necesidad de un modelo de atención integral

Ante esta situación, la AECC cree necesario que las personas afectadas por el cáncer tengan cubiertas sus necesidades de atención psicológica y que el Sistema garantice, como mínimo, la evaluación de los niveles de distrés -tanto de pacientes como de familiares- desde el primer momento del diagnóstico y el acceso a tratamiento psicológico especializado cuando lo necesiten. Para ello sería necesario contar con un modelo de atención integral y multidisciplinar donde el tratamiento psicológico especializado esté integrado en el cuidado habitual como un elemento más de calidad asistencial a las personas afectadas por el cáncer.

El mismo debería incluir la derivación a atención psicológica especializada cuando el grado de de estrés identificado indique la necesidad de este nivel de intervención. Igualmente, debe garantizar la cobertura de la necesaria atención psicológica especializada para pacientes y familiares, bien con los recursos propios del sistema o bien integrando los recursos asistenciales que ofrecen entidades sin ánimo de lucro, como la Asociación Española Contra el Cáncer.