Participantes de los servicios de farmacia de 24 hospitales de toda España y alrededor de 500 pacientes han participado en el estudio FHarmaconectados. Entre las conclusiones del mismo, destacan que es imprescindible una mayor visibilidad y presencia del farmacéutico de hospital en todo el proceso asistencial.

El 59 por ciento de los pacientes no dispone de suficiente conocimiento acerca de la función y responsabilidades del farmacéutico de hospital. A pesar de ello, la valoración de este profesional sanitario mayoritariamente es buena o muy buena. Así lo afirma el 88 por ciento de los encuestados. Por otro lado, los farmacéuticos de hospital consideran que el análisis exhaustivo de la experiencia de paciente es fundamental. Sin embargo, su implantación es variable y depende de cada centro. Otra de las conclusiones es que se requiere de mayor especialización clínica y formación en temas transversales del cuidado del paciente. Por ejemplo, en los aspectos emocionales y la comunicación emocional y perceptiva.

José Luis Poveda, coordinador de FHarmaconectados, considera que “es imprescindible la incorporación del paciente en el diseño del proceso asistencial”.  En este sentido, aporta que estudios como FHarmaconectados aproximan a una visión bajo el prisma de la realidad percibida por el paciente. “Este hecho, es y será clave para abordar con éxito los grandes retos que precisa la reingeniería del proceso de atención farmacéutica”, detalla.

Valoración de los pacientes en FHarmaconectados

Por parte del Instituto ProPatiens, su presidente, Fernando Mugarza, explica que “la función asistencial del farmacéutico de hospital es clave en todas las etapas y momentos en los que interviene en su relación con el paciente”.

En este sentido, los estudios realizados sobre la experiencia del paciente apuntan a que cuanto mejor experiencia tiene, mejor percepción de mejora de su salud. Este es el caso de FHarmaconectados.   “Entender los procesos desde la perspectiva del paciente, con una visión integral, es clave, por ello, el acompañamiento durante todo el proceso e incluso tras al alta es esencial. Determinar las necesidades del paciente y sus expectativas y saber dar una respuesta concreta a las mismas es la mejor forma expresar de forma fehaciente el compromiso del servicio de farmacia hospitalaria con él”, concluye.