Desde hace unos años, la Asociación Mundial del Glaucoma y la Asociación Mundial de Pacientes con Glaucoma designaron el 12 de marzo para conmemorar el Día Mundial del Glaucoma, enfermedad que afecta aproximadamente a 1.5 millones de personas en México, de los cuales solo el 10% sabe que lo padece.

Esta enfermedad se caracteriza porque el humor acuoso no fluye hacia la parte externa del ojo correctamente, se queda en la parte trasera, provocando un aumento en la presión del líquido interno. Esto tiene como consecuencia daños al nervio óptico. Si no es diagnosticado a tiempo, se presentarán defectos en el campo visual provocando ceguera irreversible.

Existen distintos tipos, pero el más frecuente es el glaucoma crónico de ángulo abierto. Representa al menos el 70% de los casos diagnosticados en México y es provocado por la obstrucción lenta de los canales de drenaje, teniendo como consecuencia el aumento de la presión ocular, dañando así el nervio óptico.

De acuerdo con la American Academy of Ophthalmology, algunos síntomas son:

  • Dolor severo en el ojo, la frente o la cabeza.
  • Enrojecimiento del ojo.
  • Disminución de la visión o visión borrosa.
  • Visión de halos de luz.
  • Puntos ciegos en la visión periférica.

 

Enfermedad de progresión lenta

Al ser una enfermedad gradual y de lenta evolución, es común presentar síntomas hasta una parte muy avanzada del padecimiento, pero aquellas personas con familiares directos con antecedentes de glaucoma, que presenten miopía o hipermetropía superior a las seis dioptrías, padezcan de enfermedades crónicas como diabetes e hipertensión arterial o lleven algún tratamiento con corticoides, tienen mayor probabilidad de padecer esta enfermedad.

En caso de presentar uno o varios de los síntomas mencionados, el paciente deberá acudir con un oftalmólogo certificado, quien le medirá la presión ocular, revisará el ángulo de drenaje y le someterá a estudios de campo visual, así como a una examinación detallada del nervio óptico y el espesor de la córnea.

Prevención, pieza clave del tratamiento

“La prevención es clave para la detección temprana de este padecimiento, ya que hay hasta 50 mil casos de ceguera que se deben a su detección tardía. Esto lo convierte en la segunda causa más común de ceguera en el mundo”, comentó el Dr. Andrés Sánchez, especialista médico de Bupa México.

Para evitar consecuencias irreversibles, especialistas recomiendan realizar consultas periódicas y mantener un estilo de vida saludable con dieta y ejercicio con la finalidad de prevenir enfermedades crónicas como hipertensión y diabetes. “Procurar un cuidado constante de la salud siempre será la mejor inversión a largo plazo”, puntualizó el Dr. Sánchez.

Una vez diagnosticado el padecimiento, dependiendo cada paciente y del avance de la enfermedad, puede tratarse con gotas para los ojos, cirugías láser o dispositivos que permitan disminuir la cantidad de humor acuoso que produce el ojo o que atraviese mejor el ángulo de drenaje.