Un estudio de seroprevalencia llevado a cabo por el departamento de Salud de la Comunidad foral de Navarra revela que dos tercios de la población navarra mayor de 5 años ha pasado la covid-19 y mantiene la inmunidad.

El trabajo llevado a cabo, entre el 26 de abril y el 3 de junio, por el departamento de Salud indica asimismo que la gran mayoría de la población, el 97,4%, tiene anticuerpos frente al SARS-CoV-2, bien sea por haberse vacunado o por haber pasado la infección”.

Tal y como adelantó la responsable de Salud de la Comunidad, Santos Induráin. “La combinación de los anticuerpos naturales por haber pasado la enfermedad y de los vacunales nos ofrecen en este momento una alta protección frente a las complicaciones graves por coronavirus, aunque más moderada para prevenir la transmisión, y más desde ómicron y las nuevas variantes”.

Sin embargo, todos los responsables sanitarios navarros han recalcado en trasladar el mensaje de que hay que continuar con las precauciones y las medidas preventivas en las personas vulnerables.

Trabajo conjunto

En el trabajo  al que se ha referido la consejera de Salud, Santos Induráin, han participado tanto Salud Pública como los servicios de Microbiología del Hospital Universitario de Navarra y del Reina Sofía de Tudela, así como 231 profesionales de Atención Primaria de 35 centros de salud.

La finalidad del estudio, como explicó Marián Nuin, directora gerente del Instituto de Salud Pública y Laboral de Navarra ha tenido como finalidad estimar la prevalencia de anticuerpos anti-nucleocápside y anti-espícula del SARS-CoV-2 en la población de Navarra mayor de 5 años”.

De este modo, tras lograr el consentimiento de las 1.461 personas (el 54% eran mujeres), les extrajeron una muestra de suero, aprovechando que les iban a sacar sangre y así conseguir determinar la existencia de dos tipos de anticuerpos.

Los navarros tienen una inmunización muy alta frente al covid

La consejera de Salud de la Comunidad foral de Navarra, Santos Induráin.

Se analizaron los anticuerpos de la proteína de la nucleocápside, tanto IgG – que muestra más una infección pasada–, como IgM –que muestra más una infección aguda–, que son los que os indican que esa persona tiene inmunidad por haber pasado la infección y, por otro lado, los anticuerpos de la antiproteína S de la espícula, que “se convierten en positivos tanto en personas que hacen una respuesta inmune a la vacunación, como a una exposición natural por superar la covid”.

El epidemiólogo, Jesús Castilla, se refirió a los resultados obtenidos. Así detalló que la prevalencia de la población que tenía anticuerpos frente a la nucleocápside, que son los indicativos de haber pasado la infección, la estimamos en un 61,9% en la población navarra mayor de 5 años”.

Hasta el 80%

Sin embargo, el epidemiólogo insistió al señalar que este porcentaje supera el 80% en menores de 30 años y desciende progresivamente con la edad hasta el 26% en mayores de 80 años.

La prevalencia de anticuerpos frente a la espícula, principalmente debidos a la vacunación, era del 92,3% de la población, si bien a partir de los 18 años todos los grupos de edad tienen prevalencias superiores al 93%, lo cual quiere decir que “los niveles de protección vacunal son muy altos”, dijo.

Destacó que “el 56,9% de la población navarra tiene anticuerpos frente a ambos antígenos, lo cual vendría a significar una protección óptima” y sólo “un 2,6%” no ha generado anticuerpos por ninguna vía.

Protección

Castilla recalcó que la gran mayoría de la población navarra tiene anticuerpos de algún tipo frente al SARS-CoV-2; que casi dos tercios ha pasado la infección y mantiene la inmunidad; que 4 de cada 10 personas tiene inmunidad por infección pasada y no habían tenido diagnóstico de covid-19 confirmado; y que, entre los mayores de 60 años, más de la mitad cuentan solo con inmunidad vacunal, por lo que tienen una protección menos completa”.

Apuntó también que esto explica un poco por qué en las últimas semanas este grupo de edad se está viendo más afectado”, ya que su “inmunidad vacunal es muy eficaz para reducir la gravedad, pero no tanto para prevenir el contagio”.