El estreñimiento es un problema crónico en muchos pacientes y, en ocasiones, como ocurre en ancianos, constituye un problema sanitario importante. Sin embargo, en la mayoría de los casos es un motivo de consulta que provoca molestias, pero no incapacita al paciente.

El perfil de estos paciente suele ser el de personas mayores de 65-70 años con tránsito intestinal lento, sobre todo mujeres, con patologías  como diabetes, hipertensión arterial, artrosis, Parkinson, hipotiroidismo (a veces subclínico) o síndrome de intestino irritable.

Polimedicados

Estas personas suelen estar polimedicadas, frecuentemente  con fármacos que enlentecen aún más el tránsito intestinal, como son los analgésicos que contienen opiáceos; antihipertensivos, como los antagonistas del calcio y diuréticos; los que tienen efecto anticolinérgico, como los antihistamínicos, antidepresivos, benzodiacepinas, antipsicóticos  y algunos suplementos vitamínicos o minerales, como el calcio o el hierro.

Una vez descartadas las causas secundarias y la impactación fecal, el primer paso debe ser el consejo dietético y de estilo de vida.

Varios estudios observacionales sugieren un efecto beneficioso de la fibra dietética en pacientes adultos con estreñimiento. La ingesta de fibra debe aumentarse gradualmente (hasta 18-30 g al día) para minimizar los efectos adversos. Puede aparecer flatulencia, especialmente en pacientes con tránsito intestinal lento.

Cambios en la dieta

La fibra debe ir acompañada de una adecuada ingesta de líquidos, que es complicada alcanzar en pacientes ancianos.

Hay que considerar que las dietas con alto contenido de fibra son inapropiadas para algunos pacientes, por la posibilidad de producir obstrucción intestinal.

Laxantes de elección

Tras una dieta rica en fibra con verduras, fruta y cereales integrales, si la tolera, horario deposicional y actividad física dentro de su posibilidades, se puede añadir polietilenglicol (PEG) sin sodio por la mañana diariamente; Casenlax 2 sobres/día inicialmente y, si consigue un buen tránsito intestinal, se puede pasar a 1 sobre/día de forma mantenida.

Casenlax no contiene sodio y puede suministrarse en todas las dietas y patologías, su sabor ayuda a su toma y no tiene un tiempo máximo de administración, importante para el paciente polimedicado.

Su eficacia se observa en las primeras 24-48 horas y no crea tolerancia. Puede administrarse en diabéticos, celíacos, intolerantes a la lactosa y en los alérgicos a proteínas de leche de vaca

Labor conjunta

La valoración multidisciplinar del paciente polimedicado con estreñimiento sería la situación ideal.

Es importante una valoración adecuada de los medicamentos que toma el paciente porque algunos pueden producir estreñimiento y en la medida de lo posible se debería retirar.

La pluripatología debe ser revisada tanto en Atención Primaria como en Especializada y decidir el laxante de elección.

El abordaje del paciente con estreñimiento crónico debe establecerse de forma multidisciplinar, comenzando por los diferentes especialistas que visitan al paciente y terminando con el médico y enfermera de Atención Primaria, que está a su cuidado más cercano en su día a día.

Cuidados paliativos

El estreñimiento es muy prevalente en pacientes en cuidados paliativos. En los pacientes oncológicos puede llegar hasta el 65 por ciento y en pacientes con insuficiencia renal hasta el 70 por ciento.

La inmovilidad, la dieta, algunos trastornos metabólicos, como la hipercalcemia, y, sobre todo, el uso de fármacos, como los opioides, explican esta alta prevalencia.

En los pacientes en fase final de la vida que reciben opioides, el estreñimiento puede estar presente hasta en el 87 por ciento de los casos.

Es fundamental un excelente manejo clínico del paciente con una armonización de los tratamientos instaurados por el médico de Familia y otros especialistas y así ofrecer la mejor opción individualizada.