Un estudio de la Universidad de Chicago (Estados Unidos) ha revelado que el tratamiento con ácido fólico está a un menor riesgo de intentos de suicidio.

El suicidio es una de las principales causas de muerte. Los expertos recomiendan muchas estrategias y tratamientos para disminuir el riesgo de suicidio, como la psicoterapia, el apoyo de los compañeros, el apoyo económico y los medicamentos como los antidepresivos. Pocos, si acaso, pondrían los suplementos de ácido fólico en esa lista.

El estudio, publicado esta semana en la revista científica ‘JAMA Psychiatry’, utilizó datos de las reclamaciones del seguro médico de 866.586 pacientes y analizó la relación entre el tratamiento con ácido fólico y los intentos de suicidio durante un período de dos años.

Así, comprobaron que los pacientes que recibieron recetas de ácido fólico, también conocido como vitamina B9, experimentaron una reducción del 44% en los eventos suicidas (intentos de suicidio y autolesiones intencionadas).

El autor principal del estudio, Robert Gibbons, catedrático Blum-Riese de bioestadística y medicina de la Universidad de Chicago, confía en que estos resultados puedan mejorar los esfuerzos de prevención del suicidio, especialmente por lo accesible que es el ácido fólico.

Papel del ácido fólico

"No tiene efectos secundarios reales, no cuesta mucho dinero, se puede conseguir sin receta. Esto podría salvar potencialmente decenas de miles de vidas", asegura el investigador.

Gibbons se interesó inicialmente por el ácido fólico en el contexto del suicidio debido a un estudio anterior en el que su grupo buscó relaciones entre el riesgo de intentar suicidarse y 922 medicamentos diferentes recetados.

El estudio analizó simultáneamente cada fármaco en busca de asociaciones con aumentos y disminuciones de los intentos de suicidio. Sorprendentemente, el ácido fólico se asoció a un menor riesgo de intento de suicidio, junto con los fármacos que se esperaba que estuvieran asociados al riesgo de suicidio, como los antidepresivos, los ansiolíticos y los antipsicóticos.

Uno de los retos de este estudio anterior fue analizar los efectos de muchos fármacos en un conjunto de datos a gran escala, lo cual es difícil. Muchas personas toman más de un fármaco, y los fármacos pueden tener efectos diferentes cuando se toman juntos que cuando se toman solos.

También puede ser difícil obtener resultados significativos de estudios como estos que buscan relaciones en grandes conjuntos de datos debido a los factores de confusión, que pueden hacer que dos variables de un estudio, como el suicidio y un fármaco, parezcan tener una relación causal directa entre sí.

A veces, en realidad, ambas están relacionadas con un factor de confusión, como el estatus socioeconómico o las actitudes preocupadas por la salud, o porque se prescriben para una condición que se asocia con el suicidio (por ejemplo, la depresión).

Pero Gibbons y su grupo pudieron eliminar parcialmente estas complicaciones comparando a los sujetos con ellos mismos antes y después de que se les prescribiera un fármaco, en lugar de comparar a los sujetos que tomaban y no tomaban el fármaco entre sí.

Resultados del estudio

Para investigar y confirmar aún más la relación entre el ácido fólico y el riesgo de suicidio, Gibbons y sus coautores realizaron este nuevo estudio y se centraron específicamente en el ácido fólico, y tuvieron en cuenta muchos posibles factores de confusión, como la edad, el sexo, los diagnósticos de salud mental, otros fármacos del sistema nervioso central, las afecciones que afectan al metabolismo del ácido fólico y otros. Incluso después de ajustar todos estos factores, la prescripción de ácido fólico se asoció con un menor riesgo de intento de suicidio.

Incluso descubrieron que cuanto más tiempo tomaba una persona ácido fólico, menor era su riesgo de intento de suicidio. Cada mes de prescripción de ácido fólico se asoció con una disminución adicional del 5 por ciento del riesgo de intento de suicidio durante el período de seguimiento de 24 meses de su estudio.

A los autores también se les ocurrió que tal vez las personas que toman suplementos vitamínicos en general quieren mejorar su salud y, por lo tanto, serían menos propensas a intentar suicidarse. Para abordar esta posibilidad, hicieron un análisis similar con otro suplemento, la vitamina B12, como control negativo. Pero a diferencia del ácido fólico, no parecía haber ninguna relación entre la vitamina B12 y el riesgo de suicidio.

Aunque Gibbons y sus coautores tuvieron cuidado de ajustar los factores de confusión, todavía no pueden decir con seguridad si la relación entre el ácido fólico y los sucesos suicidas es causal; es decir, todavía no saben si tomar ácido fólico hace que el riesgo de suicidio de una persona sea directamente menor.