La insulina glargina es una insulina de acción prolongada que se debe administrar una vez al día, a cualquier hora, pero todos los días a la misma hora. La dosis y el horario se debe individualizar en cada paciente.

La dosis habitual de inicio es de 0,2-0,3 UI/Kg/día que se irá ajustando de 2U1 en 2U1 cada tres días en función de las glucemias hasta conseguir que la glucemia en ayunas sea inferior al objetivo fijado (<140 mg/dl). Cada ml de solución contiene 100 UI de insulina glargina y los cartuchos llevan 3 ml cada uno.

Hay que tener en cuenta el peso del paciente. La dosis de inicio de 0,2-0,3 UI/Kg/día y ajustar según glucemias capilares en ayunas, titular dosis hasta conseguir el objetivo de glucemia individualizado de cada paciente.

Administración

Hay que recordar que la insulina glargina se administra en inyección subcutánea rotando los puntos sobre la piel.

Se puede administrar a cualquier hora del día, solo una vez al día, y respetando siempre el mismo horario. Preferiblemente por la noche, aunque siempre hay que tener en cuenta las preferencias del paciente para asegurar un adecuado cumplimiento.

Indicaciones

Tal y como señalan los especialistas, se emplea como primera elección en todos los diabéticos tipo 1 asociada a análogos de insulina rápida siguiendo una pauta basal-bolo. En los diabéticos tipo 2 se utiliza en los que exista mal control metabólico a pesar del uso de otros fármacos hipoglucemiantes o en caso de reserva pancreática disminuida o clínica cardinal que sugiera insulinopenia.

La insulina glargina de 100 es recomendable en casos nuevos de diabetes tipo 1 y tipo 2. Hay que recordar que dicha insulina presenta bajo riesgo de hipoglucemia tiene en la actualidad y el grado de interacciones con otros fármacos es bajo.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores especialistas en Endocrinología Cristina Crespo Soto, José María Palacio Mures, y los médicos generales Francisco José González Criado y Casto Fernández Cuadrillero, de Valladolid; Enrique Castrillo, Asunción Vazquez y Teresa Villadangos, de León, y Julio Cabo Sastre, Manuel Vicente Arroyo, María Teresa Polo Rodríguez y Ángel Luis Fraile Sáez, del Centro de Salud Capuchinos, en Salamanca.