Un nuevo estudio plantea que un ajuste en las dosis de bevacizumab puede mejorar los resultados clínicos de pacientes con glioblastoma. Así se ha publicado en BMC Medicine. Se trata de una investigación de Ángel Ayuso, director científico corporativo de Vithas y director gerente de la Fundación Vithas.

La investigación concluía que los niveles de expresión de la proteína de factor de crecimiento endotelial vascular (VEGFA) en suero podrían usarse para calcular la dosis de bevacizumab. En concreto, la necesaria para aumentar la respuesta al tratamiento. Así mismo, los pacientes con unos niveles iniciales altos de dicha proteína tendrían más probabilidades de responder a la terapia con este fármaco.

Por tanto, el análisis de los niveles de la proteína VEGFA en el suero podría ser útil como un marcador biológico predictivo para identificar a pacientes respondedores y orientar al médico sobre la dosis más eficaz”, concluía Ayuso.

En el estudio se ha analizado la información de más de 1.082 pacientes. Los mismos provenían del Hospital Universitario La Fe de Valencia, el Hospital General Universitario Gregorio Marañón y la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid.

El papel de la biopsia líquida en el tratamiento del glioblastoma

Bevacizumab fue el primer agente de inmunoterapia antiangiogénico aprobado por la para ser utilizado en glioblastoma. Sin embargo, ensayos clínicos de fase I y II con este fármaco, aunque mostraban una respuesta positiva en algunos pacientes, no pudieron demostrar una ventaja significativa en la supervivencia general. “Es esencial disponer de algún biomarcador que nos permita identificar la subpoblación de pacientes que realmente se podrían beneficiar del tratamiento”, afirma Ángel Ayuso. Esto permitiría no solo un ajuste de las dosis de bevacizumab. También diseñar un tratamiento personalizado más eficaz, posiblemente, en combinación con otras terapias.

Por otra parte, en la personalización de los tratamientos también puede tener un papel clave la biopsia líquida. En concreto, como fuente para obtener biomarcadores con información molecular de tumores.

La complejidad en el acceso a tumores cerebrales mediante las biopsias convencionales dificulta la identificación de las nuevas mutaciones genéticas de los tumores resistentes a determinados tratamientos. En este sentido, el trabajo del director científico de Vithas y de su Fundación ha puesto de manifiesto cómo a través de una muestra de sangre es posible identificar mutaciones importantes o moléculas de utilidad en el manejo clínico de los gliomas. Esto ayudaría significativamente en el desarrollo de tratamientos personalizados.