La evidencia científica demuestra que el arte, la música, el teatro, la danza y la literatura pueden tener un impacto positivo y medible en la salud de los individuos. Es a partir de aquí que nace el concepto de arts in health, que cubre el amplísimo abanico de casos donde los profesionales sanitarios, a la hora de abordar una patología concreta, consideran las artes como un recurso más en su plan terapéutico.

Teniendo esta objetivo en mente, el Museo Nacional de Arte de Cataluña ha decidido organizar el primer curso sobre Arts in Health en España. El mismo consta de cinco sesiones,  participarán en él destacados expertos internacionales, se conocerán las aportaciones que las artes pueden tener en el campo de la salud y el bienestar. Todo ello con la colaboración de la recién creada International Arts in Health Foundation, del Instituto Catalán de la Salud y el apoyo de la compañía farmacéutica Lundbeck.

La figura del museo

El objetivo final de ese foro es poner en contado a profesionales de los museos y del sector sanitario. Para ello, la primera edición de este curso cuenta con sesiones tanto teóricas como prácticas y pide a los asistentes su participación activa para que piensen cómo pueden aplicar el concepto de arts in Health desde su institución.

Asimismo, se buscar dar relevancia al papel de los museos en la sociedad. Cabe recordar que el museo es un agente comunitario de primer orden que está destinado a jugar un papel muy relevante en este escenario. Implicarse, mediante el patrimonio que conserva y sus conocimientos en la salud de los ciudadanos es, en realidad, una forma más de potenciar el significado y la relevancia social y comunitaria de la institución.

Poniendo nombres, las sesiones contarán con destacados expertos internacionales como Helen Chatterjeee, Head of Research and Teaching in University College London ‘s Department of Public and Cultural Engagement y Profesor of Biology in the School of Life and Medical Sciences o Thomas Bastien, Directeur de l’éducation et du mieux-être, Musée des beaux-arts, Montréal, junto con técnicos y responsables del sistema nacional de salud de Cataluña, médicos y profesionales sanitarios, asociaciones de pacientes y familiares del ámbito de la salud mental, profesionales de museos y otros gestores culturales.