La amígdala contiene receptores para la dopamina, neurotransmisor involucrado en la búsqueda de recompensas, y se ha demostrado que influye en los comportamientos de recompensa de la cocaína, por lo que es un objetivo para la investigación del tratamiento de la adicción.

Los autores, Matthew Lattal y Earnest Kim de la Oregon Health & Science University  publican en la revista eNeuro que bloquearon los receptores de dopamina en la amígdala de individuos de un modelo experimental entrenado para autoadministrarse cocaína y para que desarrollara conductas de consumo y comportamientos de búsqueda de drogas.

El bloqueo de los receptores de dopamina en la amígdala basolateral disminuyó gradualmente la búsqueda de drogas, incluso cuando los individuos fueron trasladados a un nuevo entorno. En la amígdala central, el bloqueo de la dopamina causó una rápida disminución en la búsqueda y el consumo de drogas. El efecto se invirtió cuando entraron en un nuevo entorno.

Estos hallazgos aclaran los roles únicos de la amígdala basolateral y central y revelan que el bloqueo de la dopamina durante el consumo de cocaína debilita los efectos de la droga. Esto ofrece información sobre posibles terapias para la adicción a las drogas y las recaídas.