Cuando se cambia de una pauta de tratamiento con una insulina de acción intermedia o larga a una con Semglee se puede requerir un cambio de la dosis de la insulina basal y el tratamiento antidiabético concomitante puede requerir un ajuste dosis e intervalos de las insulinas regulares o de los análogos de la insulina de acción rápida adicionales, o la dosis de los medicamentos antidiabéticos orales.

El cambio de insulinas a Semglee es sencillo. Es una insulina glargina de acción prolongada y sin pico de inicio. Se utiliza una vez al día y está indicada para el tratamiento de la diabetes mellitus en adultos, adolescentes y niños a partir de los 2 años de edad.

Seguridad y eficacia

Los biosimilares de la insulina glargina son una opción de valor al ser más asequibles que la insulina glargina de referencia, al tiempo que ofrecen una seguridad, eficacia y tolerabilidad comparables.

La mayor parte de casos, si es de una insulina glargina a concentración 100 U/ml, no va a requerir ajuste de dosis.

Normalmente, el cambio a Semglee se produce de pacientes que están con otras glarginas de 100, ya que la pluma ofrece mejor visibilidad, es más suave y la sonoridad al cargarla y cuando se introduce es mejor.

Además, Semglee es la mejor opción en aquellos pacientes que requieren el uso de insulinas por primera vez.

Pacientes crónicos

En pacientes con enfermedades crónicas y polimedicados se ha demostrado que simplificar la pauta de tratamiento da lugar a una mejoría importante de la adherencia terapéutica.

Hay que tener en cuenta que al realizar un cambio de tratamiento de una insulina NPH dos veces al día a Semglee una vez al día, hay que reducir de inicio la dosis diaria de insulina basal entre un 20 y un 30% durante las primeras semanas de tratamiento, para evitar el riesgo de hipoglicemias, e ir ajustando en función del estilo de vida del paciente y otros antidiabéticos orales que pueda tener pautados, hasta encontrar la dosis adecuada.

Se ha descrito que los pacientes que llevan dosis elevadas de insulina que presentan anticuerpos antiinsulinas humana pueden presentar mejor respuesta a la insulina con Semglee.

Estudiar la pauta

El paciente con glargina 300 es un paciente muy concreto que por sus características personales de vida está utilizando glargina de 300 y no se suelen realizar cambios siempre y cuando la toleren bien.

Se utiliza en diabéticos que por motivos laborables/personales pueden tener una flexibilidad a la hora de administración. Glargina 300 mg tiene una vida media más larga y se puede administrar menos dosis de insulina; lo que nos permite evitar, en casos concretos, hematomas que en algunos pacientes puede ser muy molesto.

Menos hipoglucemias

En pacientes mayores ofrece mejor seguridad por el menor riesgo de hipoglucemias nocturnas y en mayores dependientes que precisan la administración de la insulina por sus familiares permite el cambio de horario al administrarla.

Aunque en los estudios INSTRIDE la insulina biosimilar Semglee y la insulina glargina 300 unidades/ml demostraron la misma eficacia y seguridad, ambas no son bioequivalentes y, por ello, no son directamente intercambiables.

Cuando se cambie a un paciente diabético su insulina glargina previa por Semglee hay que considerar que la sensibilidad a la nueva insulina va a ser mayor, por lo que habrá que reducir la dosis entre un 10-20% para evitar la aparición de hipoglucemia.

Mantener los horarios

La administración seguirá la misma pauta horaria, habitualmente una vez al día a la misma hora, y los controles glucémicos capilares se realizarán a diario antes de la administración de Semglee para ajustar la dosificación de otros antidiabéticos que pueda llevar o de la propia insulina.

Se aprovechará estos cambios para incidir en las medidas no farmacológicas de control metabólico, como la dieta, el ejercicio y los controles clínicos.

Para la elaboración de este artículo se ha contado con la colaboración de los doctores Raquel Tienda, María Vila, Carolina Galindo, Inma Gil y Carlos Gómez, de Barcelona; Mari Cruz Almendros Rivas, Nuria López Lapeña, Francesc Xavier Peral Cabot y Carlos Alberto Bascou Caram, de Girona; los especialistas en Medicina de Familia Agustin José Llanes Mena, Elena Maria Garcia Feria, Beatriz Arizaga Ciordia y Ana Guarch Ibañez, de Barcelona, y Juan José Cabré Vila, Ramon Victoriano Ruiz Sales, Jesús Matamala Gimeno y Ángel Lluis Carrillo Pujol, de Tarragona.