Durante el último congreso de la Sociedad Europea de Oncología Médica, ESMO 2018, han sido diversas las novedades que han impactado en la sociedad científica. Una de ellas se centraba en un estudio de comparación que ha demostrado que la radioterapia de la próstata aumenta la supervivencia global en hombres con diagnóstico reciente de cáncer de próstata metastásico, que tienen una baja carga de enfermedad pero no en aquellos con una carga más alta de la enfermedad.

Se trata del estudio multigrupo, multifase STAMPEDE, que  incluyó una comparación de fase 3 aleatorizada para analizar si la radioterapia de la próstata aumenta la supervivencia global en hombres con diagnóstico reciente de cáncer de próstata. Sobre el mismo, Chris Parker, autor principal y oncólogo clínico en el The Royal Marsden NHS Foundation Trust de Sutton (Reino Unido), exponía que “actualmente, el tratamiento de referencia para hombres con diagnóstico reciente de cáncer de próstata es solamente el tratamiento farmacológico”.

Los resultados del estudio presentado en ESMO 2018 mostraron que la radioterapia en la próstata mejoraba la supervivencia libre de recaída, pero no la supervivencia global en el conjunto de los pacientes. Parker señaló que la radioterapia de la próstata es una técnica simple ampliamente disponible y relativamente barata, que según él, se puede implementar fácilmente. Añadió que los resultados del estudio son también relevantes en el caso de los hombres con enfermedad positiva para ganglios pero no metastásica (N1M0) donde la adición de la radioterapia al tratamiento farmacológico podría ser curativa.

Avances en distintos subtipos de cáncer de mama

Otro de los estudios más comentados de ESMO 2018 ha sido el ensayo clínico IMpassion13, que demostraba que la inmunoterapia mejora la supervivencia en algunas pacientes con cáncer de mama triple negativo metastásico.  Los resultados del mismo mostraron que la terapia de atezolizumab en combinación con nab-paclitaxel, redujo el riesgo de empeoramiento de la enfermedad o de muerte en un 20 por ciento en todos los pacientes y en un 28 por ciento en el subgrupo que expresa PD-L1. En toda la población del estudio, la mediana de la supervivencia libre de progresión fue 7,2 meses con la combinación y 5,5 meses con quimioterapia solo

El cáncer de mama triple negativo es el tipo más agresivo de cáncer de mama. Es relativamente raro y frecuentemente afecta a mujeres jóvenes. Una vez que la enfermedad se convierte en metastásica, la mediana de la supervivencia es de aproximadamente 12 a 15 meses. En este sentido, Peter Schmid director clínico del Centro de Cáncer de Mama St. Bartholomew de Londres, Barts Health NHS Trust, (Reino Unido),y autor del estudio, ha declarado que “atezolizumab en combinación con nab-paclitaxel, se convierte en el primer tratamiento dirigido para aumentar la supervivencia en el cáncer de mama triple negativo metastásico”.

Por otra parte, en otro estudio de cáncer de mama (PALOMA-3 2) presentado en Múnich, los investigadores han demostrado que el tratamiento con el inhibidor de la quinasa dependiente de ciclina (CDK) 4/6, palbociclib, consigue una mejora clínicamente significativa en la supervivencia global en pacientes con cáncer de mama avanzado receptor hormonal (HR+) positivo, receptor del factor de crecimiento epidérmico 2 (HER2-) negativo que han recidivado o han progresado con la terapia hormonal. En cuanto a los resultados del mismo, destaca que la supervivencia global aumentó en 6,9 meses con palbociclib más fulvestrant comparado con placebo más fulvestrant.