El CGCOM alerta del riesgo de “desbordamiento” asistencial. El Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos ha mostrado su preocupación por el “número y amplitud de brotes” de COVID-19. En su opinión, son “un claro riesgo de desbordamiento de la capacidad local de control”. Además, “plantean la necesidad de preparar instrumentos para la limitación de la movilidad en ámbitos más amplios de población”.

La entidad colegial que preside Serafín Romero ha señalado que “la diligencia y la rapidez en la actuación de los ‘rastreadores’ es esencial para que no cunda la incertidumbre y no se multipliquen los incumplimientos de aislamientos y cuarentenas”.

El CGCOM ha pedido también “responsabilidad” a los ciudadanos, así como una “actuación efectiva” del Ministerio de Sanidad y de todas las Administraciones ante los rebrotes. “Existe un claro sentimiento de decepción e indignación en las profesiones sanitarias, lastrado por el cansancio de meses de trabajo intenso y jornadas agotadoras. La decepción se extiende al comportamiento de los responsables políticos e institucionales por su falta de liderazgo”.

Una de sus peticiones es la creación de “un marco comúnmente aceptado y respetado, de normalización de la actuación de salud pública y vigilancia epidemiológica”. En este sentido, han solicitado “una asignación y activación de recursos, tanto normativos como de personal”.

El CGCOM alerta del riesgo de desbordamiento

En su opinión, el Ministerio de Sanidad y el Consejo Interterritorial del SNS “deben liderar los mensajes para que la ciudadanía tome conciencia de su papel esencial y crítico”. “La profesión médica quiere mantener el liderazgo sanitario, desde la honestidad y el profesionalismo. Asimismo, pretende ser referente en las políticas sanitarias de España y participar en la toma de decisiones”.

Por otra parte, los médicos han respaldado la propuesta de una evaluación independiente que permita entender la dificultad de control de la COVID-19 en España. Se trata de una iniciativa impulsada por 20 científicos en un artículo publicado en la revista ‘The Lancet’. Diversas sociedades científicas ya han mostrado su apoyo a esta propuesta.