Ante la alerta de salud pública creada en torno al coronavirus, desde el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) se ha emitido un comunicado para expresar la confianza y respeto por el trabajo eficaz de las autoridades de Salud Pública, así como por las Organizaciones Internacionales en su trabajo eficiente y oportuno ante esta crisis sanitaria. Sin embargo, con el objetivo de tranquilizar a la población con información veraz y contrastada, también han querido aclarar las claves de la denominada “neumonía de Wuhan”.

La primera información a tener en cuenta, es que se trata de una infección respiratoria potencialmente grave que ha causado muertes en personas relativamente mayores y con patología de base. Es problema de fondo es que actualmente esta enfermedad no tiene ni vacuna ni tratamiento antiviral específico. Aunque el dato positivo es que todos los países de nuestro nivel asistencial tienen capacidad en sus laboratorios nacionales para detectar coronavirus.

De hecho, desde el CGCOM reconocen que el coronavirus tiene fuertes similitudes con el SARS (2002-2003) y con el coronavirus de Oriente Medio. Ambas ocasionaron en el pasado infecciones respiratorias graves y tienen en común un origen zoonótico.

La importancia de la prevención

Más allá de estos datos, la información más relevante gira en torno a la prevención. En este sentido, desde el CGCOM exponen que la prevención de casos secundarios puede hacerse con medidas de precaución respiratoria (mascarillas, separación mayor de un metro de distancia o habitaciones de aislamiento) y de contacto (guantes), además de la obligatoria higiene de manos. “Se demostró en la epidemia del SARS que estas medidas por sí solas son muy eficaces, pese a su carácter inespecífico”, aclaran.

Por otra parte, los médicos informan de que las autoridades chinas han emprendido grandes operaciones de cuarentena de ciudades enteras; por esta razón la Organización Mundial de la Salud ha pospuesto la declaración de Emergencia de Salud Pública Internacional, mientras se ve el resultado de dichas medidas.

Al respecto de la situación en España, insisten en que las autoridades de salud pública nacional y autonómicas emitirán en breve recomendaciones específicas para la vigilancia y el control de los casos esporádicos que pudieran aparecer. Por el momento, se considera que lo esencial es el antecedente de viaje a Wuhan o China central en los 14 días anteriores a la aparición de los síntomas respiratorios, que no puedan explicarse por otras causas (gripe, neumococo, legionella…).