El número de contagios por Coronavirus ascendía a 97 nada más comenzar esta nueva semana. Si bien el aumento de casos era algo esperado, uno de los datos preocupantes es el número de profesionales sanitarios contagiados, como los dos profesionales que atendieron al primer infectado local en Andalucía o el caso de la médica que volvía a España tras una reunión profesional en Múnich. Ante este hecho, y teniendo en cuenta que es clave que los profesionales puedan estar activos para poder trabajar en el control de esta epidemia, desde el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) se ha emitido un comunicado con la recomendación de una serie de medidas, con el objetivo de aumentar la precaución ante posibles contagios.

Una de las medidas que más ha llamado la atención ha sido el hecho de desaconsejar a los médicos la participación y la promoción de congresos, reuniones y eventos científicos, incluyendo sesiones clínicas con gran afluencia de profesionales, en aquellos centros donde se estén tratando o se puedan tratar pacientes con Covid-19, así como por parte de los profesionales que pudieran haber estado en contacto con el coronavirus, acudir a reuniones nacionales o internacionales.

El objetivo de esta medida es sin duda intentar evitar en lo posible el riesgo de contagios, teniendo en cuenta el riesgo que ya tiene la profesión por su función en sí misma. Y es que como recuerdan desde el CGCOM “el nuevo coronavirus ha mostrado una alta capacidad de propagación en los centros sanitarios de otros países y por tanto una afectación de profesionales sanitarios, que pueden actuar a su vez como transmisores de la enfermedad, por lo que procede proteger especialmente a los que tienen la tarea de cuidar de todos”.

En esta misma línea, los profesionales recomiendan que “cualquier médico o profesional sanitario que haya estado en contacto con un paciente en investigación o confirmado por infección por el nuevo coronavirus, deberá ser especialmente escrupuloso en la auto observación de los síntomas de infección, solicitando en ese caso desde su domicilio la atención a través de su servicio regional de salud y servicios de salud pública, para descartar la Covid-19, y comunicándose asimismo con su Servicio de Prevención, para tramitar la contingencia profesional si fuera preciso.

El conflicto con las mascarillas

Otra de las noticias que se viralizó en la prensa fue la del médico del Hospital Clínico Universitario Virgen de la Victoria de Málaga, que fue expedientado por intentar robar unas 300 mascarillas. Para evitar que se repitan este tipo de situaciones, desde el CGCOM también inciden en que “es esencial utilizar los equipos de protección personal del modo adecuado y siguiendo las indicaciones de las autoridades sanitarias, por lo no es éticamente admisible, acaparar equipos, y provocar carencias en los lugares donde son precisos, es decir, en los centros sanitarios y en las farmacias”.

No obstante, la alerta causada en la población, también ha supuesto que sea casi imposible encontrar herramientas, como mascarillas, para población vulnerable que realmente la necesita, por otro tipo de patologías.

Es por ello que el CGCOM también recuerda el papel que tiene la propia población en esta crisis sanitaria.  De esta forma, también se pide a los médicos que recuerden a la población que “se deben utilizar los servicios de urgencias sensatamente, de modo que una sintomatología menor no debería comportar una visita al hospital, sino al recurso de atención primaria más apropiado, o una llamada a los teléfonos de información y atención habilitados en las Comunidades y Ciudades Autónomas”.

Por último, el CGCOM concluye que “hay que indicar que las medidas que están adoptando las autoridades sanitarias de España son las que consideran los expertos como más eficaces (aislamiento de personas infectadas, cuarentena de contactos estrechos, protección del personal sanitario, etc.) y están sometidas a evaluación continua en relación con los últimos datos que van apareciendo”.