La situación actual de crisis sanitaria ha llevado a tomar medidas de extrema necesidad en el ámbito de la Sanidad. Sobre todo, en lo que a la búsqueda de recursos materiales y humanos se refiere. Sin embargo, pese a que los médicos, al igual que el resto del personal sanitario, realizan su labor incansablemente, siguen surgiendo cuestiones que creen que no deben ser toleradas. Es el caso de la prórroga de la contratación de residentes de último año.

Tal y como se publicaba en el Boletín Oficial del Estado número 88 del 30 de marzo, se establece la prórroga de la contratación de los residentes en el último año de formación, de las especialidades de: Geriatría, Medicina del Trabajo, Medicina Familiar y Comunitaria, Medicina Intensiva, Medicina Interna, Medicina Preventiva y Salud Pública, Neumología, Pediatría y sus Áreas Específicas, Radiodiagnóstico, Microbiología y Parasitología, Enfermería del Trabajo, Enfermería Familiar y Comunitaria, Enfermería Geriátrica y Enfermería Pediátrica.

De esta forma, entre otras medidas,  quedan suspendidas las rotaciones en curso o programadas de los residentes, para que estos puedan prestar servicios en aquellas unidades en las que se precise un refuerzo de personal.

Asimismo, se autoriza con carácter excepcional y transitorio la contratación de aquellas personas con grado, licenciatura o diplomatura, y que carecen aún del título de especialista, para la realización de funciones propias de una especialidad para aquellos profesionales que realizaron las pruebas selectivas 2018/2019 y 2019/2020 de formación sanitaria especializada (para los que el contrato que se suscriba tendrá una duración de tres meses prorrogables por sucesivos períodos de tres meses).

En la misma línea, se podrá contratar a los profesionales, de cualquier titulación, que realizaron las pruebas selectivas 2019 para el acceso en el año 2020, a plazas de formación sanitaria especializada y que han superado la puntuación mínima en el ejercicio. Podrán ser contratados bajo la modalidad contractual prevista en el Real Decreto 1146/2006, de 6 de octubre, por el que se regula la relación laboral especial de residencia para la formación de especialistas en Ciencias de la Salud. El contrato que se suscriba tendrá una duración de tres meses prorrogables por sucesivos períodos de tres meses, y se extinguirá en el momento en que el profesional resulte adjudicatario de plaza.

La opinión del CGCOM

A este respecto, el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) ha emitido un comunicado en el que manifiesta la oposición tajante ante la prórroga de la contratación de residentes de último año de ciertas especialidades por parte de todas sus vocalías.

Tal y como argumentan en el texto, “la prórroga a los residentes de último año, que han finalizado ya su formación supone una medida intolerable, que fomenta la precariedad laboral y supone un agravio comparativo con el resto de especialidades médicas y quirúrgicas”.

Asimismo, exponen que “si bien es cierto que nosotros hemos puesto todo de nuestro lado, observamos, cada semana, como el Ministerio de Sanidad publica medidas que no solo no valoran nuestro trabajo, sino que tratan de menospreciar y atacan directamente a nuestros derechos laborales”, una cuestión que creen necesaria seguir denunciado, sobre todo porque “esta medida, además de injusta, solo busca un ahorro económico injusto, atacando a la piedra más frágil del sistema sanitario, como son los residentes”.  Es por ello que el texto concluye con la exigencia de reconocer como especialistas a los médicos residentes que finalizan su periodo formativo en mayo de este año.

Falta de protección

Además de abordar la cuestión de la prórroga a los residentes, este comunicado vuelve a hacer hincapié en otras cuestiones como el trabajo diario con falta de medidas de protección y la falta de pruebas diagnósticas para los profesionales sanitarios.

“Ni un día más toleraremos trabajar sin protección; Ni un día más sin pruebas diagnósticas para los profesionales, porque, no lo olviden, nosotros, también somos profesionales.  Ni un día más sin aumentar las medidas de aislamiento comunitario.  Y también, ni un día más siendo la mano de obra barata de una política sanitaria que se aprovecha de nosotros a su antojo”, se denuncia en el comunicado.

De esta forma, concluyen enunciado que, respecto al esfuerzo realizado en esta crisis, “lo hemos hecho porque nos debemos a nuestros pacientes, simple y solamente a nuestros pacientes. Pero ninguno de nosotros prometió debernos a nuestros políticos”.