Tras los datos positivos de datos del ensayo clínico de fase 3 CheckMate -214 sobre la utilización de nivolumab (Opdivo) más dosis bajas de ipilimumab (Yervoy) como tratamiento para pacientes con carcinoma de células renales avanzado de riesgo intermedio y alto, el Comité de Medicamentos de Uso Humano (CHMP) de la Agencia Europea de Medicamentos ha emitido una opinión positiva para este tratamiento en primera línea.  El siguiente paso es que esta recomendación será revisada ahora por la Comisión Europea, que tiene la autoridad de aprobar medicamentos para la Unión Europea.

En concreto, el estudio demostró que la combinación de nivolumab 3 mg/kg más ipilimumab 1 mg/kg mostraba un aumento significativo de la supervivencia global (SG) con una disminución del riesgo del 37 por ciento en pacientes de riesgo de intermedio y alto, independientemente del nivel de expresión de PD L1, en comparación con un tratamiento de referencia actual, sunitinib. Los resultados del estudio CheckMate -214 fueron presentados por primera vez en el Congreso de la Sociedad Europea de Oncología Médica (ESMO) de 2017 y fueron publicados en el New England Journal of Medicine en marzo de 2018.

Nueva esperanza para el cáncer de células renales

Así, Arvin Yang, M.D., Ph.D., director de desarrollo en melanoma y cánceres genitourinarios de Bristol-Myers Squibb, explica que “sigue existiendo una elevada necesidad médica no cubierta en pacientes con carcinoma de células renales avanzado”, por lo que “estamos deseosos de poder llevar el primer tratamiento de combinación inmuno-oncológico a los pacientes adecuados con CCR de toda la UE”.

Cabe recordar que el carcinoma de células renales (CCR) es el tipo más frecuente de cáncer de riñón en adultos y es responsable de más de 140.000 muertes en todo el mundo cada año. El CCR de células claras es el tipo más prevalente de CCR y constituye del 80 por ciento al 90 por ciento de todos los pacientes. El CCR es aproximadamente el doble de frecuente en varones que en mujeres, y las tasas más altas de la enfermedad se producen en Norteamérica y Europa. A nivel mundial, la tasa de supervivencia a los cinco años en las personas diagnosticadas de cáncer renal metastásico o avanzado es del 8 por ciento.