Nota: Los contenidos de esta sección son informaciones de actualidad y de interés general elaboradas por la redacción de El Médico Interactivo. No existe conflicto de intereses entre los autores, las fuentes y el patrocinador.

El circuito entre las consultas de Atención Primaria y los servicios de Alergología “está al ralentí”. Así lo ha indicado Antonio Valero, presidente de la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC). En esta entrevista para El Médico Interactivo, ha señalado que “el número de pacientes que accede a este circuito ha disminuido” durante el último año con motivo de las restricciones causadas por la pandemia del coronavirus. Además, el jefe de Sección de Alergología del Hospital Clínic de Barcelona ha valorado el comienzo de la primavera 2021.

¿Cómo es la polinización durante estos meses?

Está siendo una polinización moderada. Hemos estado pendientes de la lluvia de febrero y marzo para ver la evolución. En general, el polen que tenemos ahora, que es el de ciprés, está causando síntomas menores.

¿Por qué?

Se explica por el uso de la mascarilla. Los alérgicos al polen se encuentran peor cuando salen de casa. En este caso, la mascarilla es una barrera entre el polen ambiental y las vías respiratorias. En consecuencia, los alérgicos están teniendo menos síntomas, lo que conlleva un menor consumo de medicamentos. Esta sería la primera aproximación en cuanto a los alérgicos al polen.

¿Qué ocurre con los alérgicos a los ácaros?

Evidentemente, los alérgicos a ácaros o a epitelios también están más tiempo en casa de lo habitual. Si tienen animales, los síntomas son mayores, porque en casa no se utiliza la mascarilla y hay más tiempo de exposición.

¿Cómo beneficia o afecta la mascarilla a la persona con alergia?

Supone una barrera entre el polen ambiental y las vías respiratorias, como he dicho; en este caso, fundamentalmente, en la nariz, porque en los ojos la exposición va a seguir siendo igual. Por tanto, posiblemente los pacientes sigan teniendo síntomas conjuntivales. Por el contrario, los síntomas nasales y/o bronquiales disminuirán, porque penetra menos cantidad en la vía respiratoria.

¿Por qué antes de la pandemia los pacientes con alergia no llevaban mascarilla por la calle?

Nosotros recomendábamos el uso de la mascarilla a algunos pacientes con síntomas más intensos, pero, claro, la percepción de la gente era: “¿Cómo me voy a poner la mascarilla para ir por la calle?”. La pandemia ha cambiado algunos conceptos. El año que viene, cuando iniciemos a un paciente con síntomas más intensos y le recomendemos que use la mascarilla fuera de casa, posiblemente sea mejor recibido y mayor cumplimentado.

¿Cómo observan la incidencia de la alergia en las consultas especializadas?

Tenemos los mismos pacientes que vemos siempre, tal vez alguno menos por cuestiones de seguridad, salas de espera etc. En general, los pacientes que ya han venido otros años refieren que sus síntomas son menores. Por supuesto, su consumo de medicación ha disminuido respecto al año anterior.

¿Se ha producido un retraso en el primer diagnóstico debido a las circunstancia sanitarias?

Evidentemente, está ‘al ralentí’ el circuito de pacientes con síntomas que llegan a Atención Primaria. En la consulta, su médico le valora y, cuando lo considera adecuado, lo manda al alergólogo. El número de pacientes que accede a este circuito Primaria-Alergología ha disminuido.

¿A qué se debe?

Primero, por la saturación de las consultas por la COVID-19, que no ha permitido ver a los pacientes con la rapidez necesaria. Además, estos pacientes, si no presentan síntomas muy intensos, tampoco tienen una vocación inmediata de acudir a los centros de Atención Primaria con la pandemia. Temen que pueda haber gente con síntomas pandémicos de COVID-9 en los ambulatorios.

Ante esta reducción de los síntomas gracias a la mascarilla, ¿cómo se modifica el tratamiento?

Cada paciente toma la medicación en función del grado de sus síntomas. Si tiene más síntomas, toma más medicación. En una primera fase, como ahora no incrementan los síntomas, toman menos medicación y durante menos días.