El Consejo Interterritorial ha abordado la situación del proceso de reducción de la temporalidad en el empleo público. Este viene derivado de la Ley 20/2021, en lo referente al ámbito del SNS.  Tal y como se ha informado desde Sanidad, el proceso en sí, tiene en marcha dos acciones concatenadas. La primera es la adaptación de la Ley 55/2003, de 16 de diciembre, del Estatuto Marco del personal estatutario de los servicios de salud. Por otra parte, se ha compartido el trabajo de la Comisión Técnica Delegada de Recursos Humanos del Sistema Nacional de Salud. Su objetivo es establecer criterios comunes en la aplicación del proceso de estabilización para la reducción de la temporalidad en el empleo público.

Asimismo, como es habitual, en la reunión del CISNS se ha participado sobre la situación epidemiológica. En concreto, se ha informado sobre los avances en el proceso de implantación del sistema centinela de vigilancia de la COVID-19. Es decir, tal y como se acordó en la ‘Declaración de Zaragoza’.

Estrategia en Salud Cardiovascular

Además de estos asuntos, el pleno extraordinario del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud ha aprobado la Estrategia en Salud Cardiovascular (ESCAV). Su objetivo pasa por conseguir un cambio en la salud cardiovascular de la población y promover la adopción de hábitos de vida saludables.

En este contexto, la Estrategia en Salud Cardiovascular propone abordar los factores de riesgo desde una visión integral. Todo ello, a través de la educación, la capacitación y promoción de la salud, el diagnóstico precoz, la prevención y la rehabilitación. Para ello plantea incorporar aspectos clave en la sociedad actual como la gestión del conocimiento, investigación e innovación tecnológica y teniendo presente una perspectiva de equidad.

Cabe recordar que, el pasado 14 de diciembre, los comités técnico e institucional de la Estrategia de Salud Cardiovascular, se reunieron para presentar el documento fruto del trabajo cooperativo y de consenso con todos los agentes implicados en su elaboración. No obstante, las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de mortalidad, y la segunda de hospitalización en España. Todo ello, a pesar de que nuestro país ha alcanzado una de las esperanzas de vida más altas del mundo.